domingo, julio 21, 2024
InicioEconomíaEconomía Presente - Por Juan Carlos Calderón

Economía Presente – Por Juan Carlos Calderón

Hace apenas dos semanas les hubiera dicho que en 2020 el mundo crecería al 3.6% y que México sorprendería con un crecimiento del 1.4%, seguramente con el peso mexicano cerrando el año a 19.00 pesos por dólar. Pero la semana nos recibe con volatilidad e incertidumbre, así como noticias sorprendentes como la suspensión de la temporada de la NBA, la restricción de vuelos de Europa a Estados Unidos, la cancelación de festivales como Coachella, SXSW, etc.
¿Qué está pasando?
Dos eventos cruciales: la propagación del coronavirus – ahora ya una pandemia – y su crecimiento exponencial en países como Italia, España y Estados Unidos, y adicionalmente la guerra de precios en el mercado petrolero por la falta de un acuerdo entre la OPEP y Rusia.
El coronavirus es una enfermedad nueva y por lo tanto las estadísticas disponibles respecto a ella son frágiles. Pero les quiero compartir algunos datos de lo que sí sabemos: la tasa de mortalidad estimada hasta ahora es del 3.4% y es más alta en hombres (4.7%) que en mujeres (2.8%). Afecta más a adultos mayores: la tasa de mortalidad para las personas de 60 años es del 3.6%, de 70 a 79 es de 8.0% y de 80 años es del 14.8%. En contraste, las personas menores de 40 años tienen tasas de mortalidad de tan solo el 0.2% y los de 40 a 49 años del 0.4%. Las personas con enfermedades cardiovasculares tienen tasas de mortalidad del 10.5%, con diabetes del 7.3%, con enfermedades crónicas respiratorias el 6.3%, hipertensión el 5.6% y cáncer el 5.6%. Las personas sin condiciones pre existentes solo tienen una tasa del 0.9%. Y se estima que una persona infectada puede contagiar de 1.5 a 3.5 personas, en promedio. Un dato muy relevante: en etapas tempranas de la epidemia puede haber de 20 a 30 veces más casos que los reportados.
Comparemos las perspectivas de Estados Unidos y México. Aunque es difícil, trataré de plantear escenarios para los siguientes tres meses en cada país, y luego para el resto del año.

  •  Estados Unidos ya empezó a tomar medidas para contener la epidemia: una de ellas, como la restricción de viajes, no es muy efectiva. Pero otras, como la suspensión de clases y eventos masivos sí lo son.
  •  La fase de crecimiento exponencial en el número de contagiados durará de 4 a 8 semanas.
  •  Seguramente la Fed seguirá bajando las tasas y se presentarán nuevas medidas de estímulo a la economía.
  •  La volatilidad en esa economía y mercados durará de dos a tres meses.
  •  Empresas medianas y pequeñas que dependen de suministros globales se verán muy afectadas y pueden caer en bancarrota si tienen un balance financiero débil.
  •  ¿Qué pasará cuando se controle la epidemia a finales de mayo o junio? El país tendrá tasas bajas y precios de energéticos bajos. La probabilidad de una recuperación económica robusta en la segunda mitad del año es muy alta. Estados Unidos saldrá fortalecido y con precios de activos financieros más razonables.

México es un caso diferente, por sus propias razones. El gobierno está respondiendo muy lentamente. Se ha visto que cuando los gobiernos no reaccionan a tiempo, el número de casos termina siendo de 10 a 30 veces más alto que cuando hay una respuesta adecuada. El caso de Italia es ejemplo de ello.

  •  Es muy probable que en las dos o tres semanas siguientes México entre en la etapa de crecimiento exponencial de contagiados: el numero de contagiados para mediado de abril podría ascender a más de 1,000. Dependiendo de la respuesta de las autoridades podríamos tener más de 10,000 casos para finales de mayo.
  •  Nuestro sistema de salud pública está rebasado y sin recursos para atender una situación de este tipo. Agreguemos que en México hay un grado importante de obesidad, lo cual conlleva a altas tasas de diabetes y enfermedades cardiovasculares. El impacto en México en términos de salud será más fuerte que en otros países.
  •  En la economía también somos más vulnerables. Mientras que otros países están bajando las tasas, en México las tasas subirán. Banco de México tendrá que revertir su tendencia a la baja en tasas para tratar de estabilizar al peso que ha subido de 19 a 22 pesos por dólar y evitar presiones inflacionarias. Las tasas de largo plazo ya reflejan subidas de casi 1.8% o 180 puntos base en y el seguro de no pago de los bonos mexicanos ha incrementado su costo a casi el triple desde 0.91% a 2.66% en solo una semana. La tasa de referencia en México puede subir hasta 1%.
  •  Con la caída de precios del petróleo, el IEPS que recibe el gobierno por venta de gasolina subirá, pero al mismo tiempo el precio de las exportaciones de PEMEX ha caído 39% desde el 3 de marzo y 68% desde el 6 de enero. Esto afectará los ingresos del gobierno federal y del mismo PEMEX. Las probabilidades de recorte en la calificación crediticia de PEMEX se hacen muy altas y aumentará la probabilidad de bajada en la calificación de la deuda soberana.
  •  México saldría de la fase de contagio con tasas más altas, finanzas publicas más vulnerables, precio de la gasolina sin bajar, menor calificación crediticia de PEMEX – quizá incluso de la calificación soberana. La recuperación será más lenta que en otros países del mundo.
  •  En esta etapa hay que actuar con prudencia y proactividad, no con miedo. Como líderes, tomemos las medidas para cuidar a nuestros negocios, colaboradores, familias y en general a los que nos rodean. Cuidemos de nuestra salud espiritual, emocional, mental y física estar sanos en esta coyuntura y aprovechar las oportunidades que vendrán en la recuperación.

Fuente: White Paper

ARTICULOS RELACIONADOS

La normalidad del mal

Para qué sirve el PP

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES