miércoles, junio 19, 2024
InicioOpiniónApagón mental en España

Apagón mental en España

David Ruíz Gualo,

Tras los resultados acontecidos este 9 de junio en las elecciones al Parlamento Europeo, y estando el muerto aún caliente, podemos catalogar los resultados desde dos vertientes, una a nivel europeo y otra a nivel nacional, donde una vez más, a diferencia de la tendencia de los países de nuestro entorno, España lleva tiempo sufriendo un apagón mental.

Tengo envidia sana tras los resultados de Francia, donde el partido de Jean Marie Le pen ha ganado con 31,4 % y más de 15 puntos sobre el denostado Emmanuel Macron, al que ha forzado a disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones anticipadas.

Tengo envidia sana de los resultados vividos en Alemania, donde tras el harakiri de la clase política, los alemanes reaccionan apostando por AFD (Alternativa por Alemania), donde la prioridad son los alemanes, frente al caballo de Troya que supone la inmigración ilegal y los valores importados, de la Agenda 2030, que nos quieren vender.

Pero no sólo Francia o Alemania, sino que la ola de sentido común y defensa propia por parte de los europeos ha ido más allá. Lo hemos vivido en Bélgica, forzando a dimitir al primer ministro, Alexander De Croos; en Países Bajos, en Italia, en Croacia, en Austria, o en Hungría,

Las cosas no pasan porque sí, las cosas pasan como consecuencia de unas acciones. Y eso es justo lo que ha pasado en gran parte de Europa, frente al hartazgo, la desesperación y desamparo, de la inmigración ilegal, la política energética y la ideología de género, se ha dicho basta. La idea es volver a los orígenes de la Unión Europea, y que se respete la soberanía de cada una de las naciones que la conforman, cosa que a día de hoy, no ocurre.

Siendo buenos los resultados de naciones mencionadas como Alemania, Francia o Italia, es necesario tener aliados a nivel europeo, pero desde España, viendo los resultados cosechados, no podemos estar contentos los patriotas. Porque aun siendo aliados a nivel europeo, Marie Le Pen velará por intereses de los franceses, como ocurre con los agricultores franceses que vetan y tiran los productos españoles; o AFD lo hará por los intereses de los alemanes, y si por casualidades de la vida, esas medidas, de rebote, favorecen a España, será sólo eso, casualidad.

Y ojo, no los critico por ello, defienden lo suyo, me quejo de que nosotros, los españoles no hayamos reaccionado y hayamos hecho los deberes.

En España, a diferencia de los países de nuestros vecinos, el bipartidismo –PSOE y PP- ha conseguido que estas elecciones se hayan fraguado en clave nacional, es decir, en un plebiscito para Pedro Sánchez. Nada más lejos de la realidad. Hoy día, para desgracia de España, Pedro Sánchez continúa como presidente del Gobierno.

Leer las elecciones europeas en clave nacional es seguir centrifugando las cabezas de los españoles en esa dicotomía, Partido Socialista o Partido Popular, cuando la realidad nos dice que tanto monta, monta tanto. Es decir, los votos de unos y otros revierten en la misma Agenda 2030, origen de los males que sufre Europa (en el 90 % de los casos votan lo mismo, incluso el mismo jefe de campaña, el “joven” González Pons, apostaba por la coalición de populares y socialistas.

Ese bipartidismo en España, desde 1978 ha ido moldeando la sociedad y transformando la sociedad de tal manera que hagan lo que hagan, roben lo que roben, los españoles a la hora de votar, lo verán como un Madrid vs. Barcelona. Es decir, ganen o pierdan, hagan lo que hagan, seguirán votando a lo mismo. También hay que decir, que en este sentido, el “alumno aventajado” es el Partido Socialista. Un partido que, con todo lo que ha robado, con todo lo que ha mentido, con toda la usurpación de las instituciones, debería haber desaparecido hace tiempo.

Decían que España “is different“, supongo que se referían a cómo la sociedad ha quedado lobomotizada al sistema de partidos, convirtiendo a los españoles en una sociedad sin capacidad de crítica.

Es esa lobotomización, la que nos hace votar porque sí, lo mismo, para que al menos no gane el adversario, o la que no nos hace plantearnos el sentido de las cosas.

¿Qué sentido tenía esperar a las 23:00h para conocer los resultados electorales, cuando en España, se cerraron los colegios a las 20:00h, y los resultados ya los conocían desde el apoderado que estaba en el colegio electoral, hasta los partidos políticos, pasando por los medios de comunicación?

Es más, no podíamos saber los resultados oficiales, pero antes de las 23:00h, y por tanto antes de cerrar los colegios electorales de Italia, por los cuales estábamos todos esperando, no sólo Macron disolvió la Asamblea Nacional para convocar a elecciones anticipadas, sino que además dio tiempo para que dimitiese el primer ministro belga y la propia Ursula von der Leyen, presidente de la Comisión Europea, saliese en rueda de prensa a comunicar que el bloque de los populares había ganado y que construirían un bastión contra lo que ellos llaman extrema derecha.

Un apagón mental al que han sometido a Europa durante mucho tiempo, a través de la educación y la comunicación, lo que ocurre es que unos están despertando y otros, como España, aún estamos en la siesta.

Y esto no va de cabrearse y votar al primero que pasa vendiendo helados, como al partido fundado por Alvise, esto va de ser serios, tener capacidad de crítica y actuar en consecuencia para construir la España del mañana, y por ende, volver a la Europa del ayer. Una Europa que respete la soberanía de nuestras naciones, y de no ser así solo nos quedaría seguir nuestro propio camino. Para lo que los españoles, a día de hoy, no están preparados.

Fuente: Panampost

ARTICULOS RELACIONADOS

Matrioskas

La salida

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES