martes, mayo 21, 2024
InicioEconomíaBiden retoma por cuarta vez su aniquilado plan de subir impuestos

Biden retoma por cuarta vez su aniquilado plan de subir impuestos

WASHINGTON — Joe Biden volvió otra vez a presentar un plan presupuestal en campaña electoral, cuyo objetivo principal es subir vertiginosamente los impuestos a dueños de pequeños negocios y clase media baja y alta con la fachada de supuestas exenciones fiscales para las familias.

Ahora, en plena campaña electoral, al presidente Biden le «preocupan» los ingresos de las familias estadounidenses, después de tres años de asfixia contra la gran mayoría de los consumidores a través de la peor inflación en décadas y, por ende, un costo de vida que casi se ha duplicado.

Bajo el gobierno de Biden, la capacidad adquisitiva de las familias estadunidenses ha caído más de un 30% y más del 64% de los estadounidenses apenas llega a fin de mes con sus ingresos por salario.

Es poco probable que la Cámara de Representantes y el Senado la aprueben para que se convierta en ley, pero la propuesta para el año fiscal 2025 es un plan en año electoral y sólo para fines político-partidistas.

El lenguaje de campaña
Si el presupuesto de Biden se aprueba y según sus asesores, los déficits fomentados por su propio gobierno podrían «reducirse en 3 billones de dólares en una década». La misma promesa que hizo en 2020 de fortalecer la clase media en medio de la peor escalada de precios y costo de vida en las últimas cinco décadas.

Dice el gobierno de Biden que aumentarían los ingresos fiscales en un total de 4,9 billones de dólares durante ese período, se utilizarían aproximadamente 1,9 billones para financiar varios programas, y el resto se destinaría a la reducción del déficit, cuando ha sido la administración que más dinero ha derrochado en la historia del país, con excepción de la pandemia de COVID-19 que le tocó al presidente Donald J. Trump.

En estos momentos, la deuda pública de Estados Unidos asciende a 34 billones de dólares (trillions, en inglés)

Los asesores de Biden afirman que el presupuesto es realista y detallado, y que las propuestas rivales de los republicanos no son financieramente viables.

En la realidad, con raras excepciones, la gran mayoría de las medidas de Biden lo único que han traído son sólo crisis: Crisis bancaria, crisis de suministros, crisis de mano de obra, crisis hipotecaria, crisis migratoria y de seguridad nacional, crisis de deuda pública, crisis de déficit comercial (récord en 2021 y 2022), crisis en el Congreso, crisis de fentanilo y drogas sintética, crisis internacional y aumento sustancial de la extrema violencia en la mayoría de los estados gobernados por la izquierda y la extrema izquierda.

El texto incorpora una serie de medidas propuestas ya sin éxito, incluyendo un impuesto mínimo de 25% a los estadounidenses más ricos, y un aumento de los impuestos a empresas de 21% a 28% de la renta.

Además, trae planes para fortalecer el gasto social, como el otorgamiento de créditos fiscales por niño, una medida muy popular. También prevé inversiones por unos 260.000 millones de dólares para «construir o preservar» unos dos millones de viviendas, según una declaración de la Casa Blanca.

El presupuesto también aparta 23.000 millones de dólares para gasto en «adaptación climática» para enfrentar «la creciente gravedad de las inundaciones, incendios, sequías, y otros eventos climáticos extremos producto del cambio climático».

«La visión de progreso, oportunidades y justicia (social) del presidente contrasta con (la de) los republicanos del Congreso, quienes han repetidamente luchado para cortar programas críticos con los que cuenta el pueblo estadounidense», declaró la directora de Presupuesto de la Casa Blanca, Shalanda Young, a reporteros el lunes.

La mayor desaprobación a su gestión
Resulta que después de tres años, con la mayor desaprobación económica y política en todos los sondeos nacionales a consecuencia de sus pésimos resultados (+70%), Biden tiene en estos momentos las «mejores medidas» para sacar del atolladero que le ha regalado al país en poco más de 36 meses.

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, republicano por Louisiana, emitió una declaración conjunta con otros líderes republicanos calificando la propuesta de Biden como un “claro recordatorio del apetito insaciable de esta administración por el gasto imprudente y totalmente irresponsable”.

La propuesta proporcionaría alrededor de 900.000 millones de dólares para defensa en el año fiscal 2025, unos 16.000 millones más que el valor de referencia; el tercer incremento armamentista cuando los demócratas dicen que aman la paz.

Ni una sola guerra provocó el presidente Trump en sus cuatro años de mandato.

Por el contrario, Biden -el amante de la paz mundial y sus asesores tienen el Medio Oriente y la Europa del Este en un hervidero. La falta de liderazgo ha propiciado una lluvia de ataques de buques mercantes en aguas internacionales por grupos terroristas que reclaman la atención de Washington junto a las guerra de Ucrania, Israel y conflictos armados en gran escala en Burkina Faso, Somalia, Sudán , Yemen, Nigeria, Siria y Afganistán.

La paz de Biden
Unas 8 guerras ebullen en el planeta en 2024, generadas de forma directa e indirecta por la Casa Blanca. Desde el 2021, el número de conflictos armados aumentó, mientras las muertes relacionadas con los combates subieron un 97% sólo en el 2022.

El plan presupuestario de Biden reitera la solicitud de financiación realizada en octubre para Ucrania (más de 60.000 millones de dólares), Israel y la ayuda humanitaria a los palestinos.

También solicita fondos para ampliar el personal y los recursos en la frontera sur de Estados Unidos y continuar el despilfarro de dinero que en los últimos 3 años le ha costado al contribuyente americano más de 600.000 millones de dólares de forma directa e indirecta.

Pero la administración Biden quiere más fondos y los altísimos gastos hasta ahora le parecen poco a los demócratas, que además su propósito no es buscar fórmulas para generar dinero mediante producciones nacionales, el desarrollo de la empresa privada y las exportaciones, sino mediante la subida de impuestos a los dueños de negocios, la mejor forma de atacar la propiedad privada y aumentar el control del gobierno federal.

Fuente: Diario Las Américas

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES