miércoles, junio 19, 2024
InicioOpiniónLos gobiernos podrían dejar de inflar si quisieran. Pero no lo harán

Los gobiernos podrían dejar de inflar si quisieran. Pero no lo harán

Instituto Mises,

La inflación de los precios no es una casualidad. Es una política. Los gobiernos, junto con sus supuestos expertos, intentan persuadirnos de que la inflación de precios se debe a otra cosa que no sea la subida constante, aunque más lenta, de los precios agregados año tras año. Emitiendo más moneda de la que demanda el sector privado, erosionando así su poder adquisitivo y creando una constante transferencia anual de riqueza desde los salarios reales y los ahorros en depósitos hacia el gobierno.

Los precios del petróleo no son una causa de inflación, sino una consecuencia. Los precios aumentan a medida que más unidades de la moneda utilizada para denominar el producto básico se desplazan a activos relativamente escasos. Por lo tanto, los precios del petróleo no causan inflación; son una de las señales del envilecimiento de la moneda. Además, si los precios del petróleo causaran inflación, pasaríamos rápidamente de la inflación a la deflación, no de una inflación elevada a un aumento más lento de los precios.

Lo mismo ocurre con todas las causas que los gobiernos y sus agentes intentan utilizar como excusa para el aumento de los precios. La mayoría son sólo manifestaciones, no causas de la inflación. Aunque la economía mundial estuviera dominada por tres malvadas y estúpidas empresas oligopolísticas, no podrían aumentar los precios agregados y mantener un incremento anual si la cantidad de moneda en el sistema se mantuviera igual. ¿Por qué? Ocurrirían dos cosas. Primero, esas tres malvadas empresas monopolísticas verían disparado su capital circulante porque los ciudadanos no tendrían suficientes unidades monetarias para pagar todo lo que producen. Segundo, el resto de los precios bajarían, ya que habría un número significativamente menor de unidades monetarias para comprar otros bienes y servicios.

Ni siquiera un grupo de empresas cuasi monopolísticas puede hacer subir todos los precios al unísono y consolidar el nivel anual, para seguir subiendo. Sin embargo, el emisor monopolístico de la moneda, el gobierno, puede hacer que todos los precios suban al mismo tiempo que disminuye el poder adquisitivo de las unidades de deuda estatal que emite.

Es sorprendente ver cómo algunos supuestos expertos dicen que unas pocas grandes empresas hacen subir todos los precios, pero niegan que el Estado que monopoliza la creación de dinero sea la causa de la inflación de los precios.

Los gobiernos están en el origen de la subida de precios. Aunque los bancos pueden generar dinero —crédito— mediante préstamos, dependen de proyectos e inversiones para respaldar estos préstamos. Los bancos no pueden crear dinero para rescatarse a sí mismos. Ninguna entidad financiera quebraría entonces. De hecho, el mayor desequilibrio patrimonial de los bancos proviene de prestar a tipos por debajo del coste del riesgo y de tener préstamos y bonos del Estado como inversiones «sin riesgo», dos cosas que vienen impuestas por la regulación, la ley y la planificación de los bancos centrales. Mientras tanto, el Estado sí emite más moneda para disfrazar sus desequilibrios fiscales y rescatarse a sí mismo, utilizando la regulación, la legislación y la coerción para imponer el uso de su propia forma de dinero.

Los monopolios no pueden limitarse a subir los precios a menos que sean capaces de obligar a los consumidores a utilizar sus productos sin que disminuya la demanda. También debemos comprender que los monopolios destructivos e ineficaces sólo pueden existir si los impone el Estado. En cualquier otra situación, esos monopolios desaparecen debido a la competencia, la tecnología y las importaciones más baratas de otras naciones. Entonces, ¿cuál es el único monopolio que puede obligar a los consumidores a utilizar su producto independientemente de la demanda real del mismo? El dinero fiduciario del gobierno.

El gobierno es el mayor agente económico y, por tanto, el motor más importante de la demanda agregada, así como el emisor de moneda. El gobierno puede acabar con las altas tasas de inflación de precios actuales en cualquier momento eliminando el gasto innecesario que causa el déficit, que es lo mismo que imprimir dinero. Gravar al sector privado para reducir la inflación de precios es como matar de hambre a los niños para que el padre gordo pierda peso.

Si la senadora Warren y el presidente Biden tuvieran razón y las corporaciones fueran las culpables del aumento de la inflación, de la competencia, del abaratamiento de las importaciones y de la disminución de la demanda, ya se habrían ocupado de sus precios injustificados. Sólo el gobierno puede causar y perpetuar la inflación, utilizando el banco central como su brazo financiero y la regulación como la imposición del pagaré del estado (moneda) como el «activo de menor riesgo» en los activos de los bancos. El gobierno crea la moneda y la impone, y cuando su poder adquisitivo disminuye, culpa a los agentes económicos que se ven obligados a utilizar su forma de dinero.

Los defensores de la TMM y los neokeynesianos dicen que el gobierno puede emitir toda la moneda que necesite y que su límite no es fiscal (déficit y deuda) sino la inflación de precios. No tiene sentido porque la inflación de precios es la manifestación de un problema fiscal insostenible, que se refleja en la desaparición de la confianza en el emisor de moneda. Es, literalmente, como una gigantesca corporación que emite deuda sin cesar y piensa que nada le importa. Es un subterfugio para implementar el aumento constante del tamaño del gobierno en la economía, sabiendo que una vez que controla una gran parte, es prácticamente imposible detener al Estado.

Stephanie Kelton y otros dicen que el gobierno debe gastar todo lo que quiera y, si sube la inflación de los precios, quitar el dinero excesivo con impuestos. Esto es curioso. Así, el gobierno aumenta el tamaño a la entrada, gastando y diluyendo el poder adquisitivo de los ingresos y ahorros del sector privado, y luego grava con impuestos al sector privado, aumentando así el tamaño del gobierno a la salida. Además, no hay ningún gobierno que reconozca que la inflación de precios proviene de gastar demasiado, por lo que la destrucción del sector privado continúa y la disminución de la confianza en la moneda se extiende, como la historia ha demostrado en numerosas ocasiones.

Los gobiernos no pueden eliminar con impuestos la inflación de precios que han creado inflando el gasto. Sólo pueden debilitar aún más el sector productivo privado y empeorar la situación económica y las perspectivas de inflación de precios.

La soberanía monetaria perenne no existe. Como cualquier forma de deuda, la demanda de moneda desaparece con la solvencia del gobierno y la debilidad económica del sector privado consumida por los impuestos. Una vez que el gobierno destruye la confianza en la moneda como reserva de valor, el sector privado encontrará otra forma de realizar transacciones al margen de la imposición de una moneda emitida por el Estado.

Cuando los gobiernos se presentan como la solución a la inflación de precios con grandes programas de gasto y subsidios, sólo están imprimiendo más dinero, como si apagaran un incendio con gasolina.

Biden dice que el gobierno tiene un plan para reducir la inflación de precios, pero lo único que ha hecho es perpetuarla, empobreciendo a los ciudadanos y debilitando el sector productivo.

Si Biden quiere reducir la inflación de precios, lo único que debe hacer es eliminar el déficit recortando gastos. La razón por la que los gobiernos nunca deben supervisar la política monetaria y se les debe permitir monetizar todos los déficits es porque ninguna administración recortará su tamaño para defender los salarios de los ciudadanos, ya que la nacionalización mediante la inflación monetaria y los impuestos es el objetivo del intervencionismo: crear una economía dependiente y de rehenes.

Fuente: Panampost

ARTICULOS RELACIONADOS

Matrioskas

La salida

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES