martes, mayo 21, 2024
InicioOpiniónMorena y la alternancia

Morena y la alternancia

Pascal Beltrán del Río,

Si la alternancia fuera un partido político, sería el más importante del país en las tres décadas recientes, decimos José Elías Romero y yo en nuestro libro Poder y deseo. La sucesión presidencial en México. Para probarlo, baste decir que el cambio de partido en el poder ha sido la opción ganadora de tres de las cuatro últimas elecciones presidenciales, así como de 26 de las últimas 34 elecciones para gobernador.

La alternancia ha sido la manera que han encontrado los ciudadanos para castigar a los políticos y a sus partidos cuando los resultados de su gestión los han dejado insatisfechos. Y eso ha sucedido, como vemos, a menudo.

Hasta 2018, Morena –que comenzó a participar electoralmente tres años antes– no había tenido que preocuparse de ese fenómeno, pues para entonces aún era una novedad y no había ganado una sola gubernatura y sólo contaba con cinco jefaturas delegacionales en la capital del país y un puñado de alcaldías en cinco estados. Sin embargo, en la mayoría de esas cosechas iniciales fue echado por los electores a la primera o segunda vez que volvió a presentarse en las urnas para refrendarlas.

Por ejemplo, Yurécuaro, el primer municipio que ganó en Michoacán en 2015. Allí la siguiente elección fue ganada por un candidato postulado por Nueva Alianza y la subsecuente, por uno de Movimiento Ciudadano. De las cinco jefaturas delegacionales capitalinas (hoy alcaldías) que ganó Morena ese mismo año –Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Tláhuac, Tlalpan y Xochilmilco–, solamente sigue siendo gobierno en dos, luego de que una ola opositora lo barrió en el poniente de la ciudad en 2021.

A nivel de gubernaturas, Morena sólo ha tenido que buscar refrendar una: Baja California. Eso porque se creó un periodo de dos años (2019-2021) para empatar los calendarios electorales local y federal. En ese estado el morenista Jaime Bonilla, quien había buscado extender su mandato, fue sucedido por su compañera de partido (que no su amiga) Marina del Pilar Ávila.

Del resto de los estados que gobierna (22), el oficialismo tendrá que ir por el refrendo en seis el próximo 2 de junio: Ciudad de México, Chiapas, Morelos, Puebla, Tabasco y Veracruz. ¿Qué decidirá allí el electorado? ¿Le dará a Morena y sus aliados una nueva oportunidad de gobernar o los castigará con la alternancia? En lo que se definen esos resultados y el de la elección presidencial, veamos lo que ha venido sucediendo en los municipios más poblados del país, donde el oficialismo tiene un récord de bateo semejante al de la competencia.

De los 100 primeros, la coalición Juntos Hacemos Historia hoy controla 52 y el resto de las fuerzas políticas, 48. De los 30 primeros, 18 están con la oposición y 12, con el oficialismo.

El mayor peso de la explicación de ese fenómeno reside en la fuerza de la alternancia. En 2021, el oficialismo perdió 20 municipios grandes, ganados en la elección inmediata anterior.

En esta lista hay cinco capitales estatales: Toluca, Morelia, Hermosillo, Puebla y Cuernavaca. También, varias alcaldías de la CDMX: Álvaro Obregón, Tlalpan, Coyoacán, Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Azcapotzalco. Asimismo, siete municipios conurbados del Valle de México: Atizapán, Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán de Romero Rubio, Cuautitlán Izcalli, Coacalco y Los Reyes La Paz.

Es cierto que en otros 38 municipios urbanos refrendó su triunfo. Entre ellos, seis capitales estatales: Xalapa, La Paz, Culiacán, Villahermosa, Tuxtla Gutiérrez y Oaxaca. Y otras 13 demarcaciones urbanas logró arrebatárselas a la oposición, entre ellas Ciudad Juárez, Puerto Vallarta, Nuevo Laredo, Ciudad Victoria y Chilpancingo.

Pero, en casi la tercera parte de los 100 municipios más poblados no ha conseguido ganar el ayuntamiento en dos o tres viajes a las urnas. En esa lista están 11 capitales: Monterrey, Guadalajara, Querétaro, Mérida, Aguascalientes, Chihuahua, San Luis Potosí, Saltillo, Durango, Pachuca y Campeche. Lo mismo sucede en otras ciudades relevantes demográfica y económicamente, como son León, Veracruz, Zapopan, Torreón, Tampico, Huixquilucan, San Nicolás de los Garza e Irapuato.

Los datos electorales muestran que Morena es tan vulnerable a la alternancia como el resto de los partidos. Parece que sólo es cuestión de tiempo.

Esta Bitácora volverá a publicarse el lunes 1 de abril.

Fuente: Excelsior

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES