miércoles, junio 19, 2024
InicioPolíticaMujeres por la Presidencia, Xóchitl Gálvez con el reto de vencer el...

Mujeres por la Presidencia, Xóchitl Gálvez con el reto de vencer el rechazo a los partidos

CIUDAD DE MÉXICO.- Xóchitl Gálvez, candidata presidencial de la principal coalición opositora en México, tiene el reto de vencer el rechazo hacia los partidos políticos de cara a las elecciones históricas, marcadas por la violencia política, que se celebrarán el 2 de junio, en las que la abanderada oficialista, Claudia Sheinbaum, se perfila como la gran favorita.

A menos de 10 días de que se celebren estos megas comicios, en los que se elegirán 20.708 cargos políticos a nivel federal y local, entre ellos, la Presidencia de la Republica, Senado, Cámara de Diputados, gobernaciones y alcaldías; Sheinbaum, de la alianza de izquierda Juntos Hacemos Historia (Morena, Partido del Trabajo [PT] y Partido Verde Ecologista de México [PVEM]), tiene una intención del voto de entre 45% y 56%, según diversos estudios de opinión.

La delfín del presidente Andrés Manuel López Obrador lleva una amplia ventaja sobre Gálvez, aspirante del Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien tiene un respaldo popular que va de 28% a 36%; y del candidato Jorge Álvarez Máynez, que ocupa un modesto tercer lugar, con una aprobación que ronda el 10%.

“Ya es seguro que va a ser una mujer la próxima presidenta de México. Puede ser del oficialismo o puede ser de la oposición, pero de que vamos a tener una presidenta mujer, hay el 99% de seguridad de que así va a ser”, sostiene en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS el analista José Manuel Urquijo, fundador de la agencia de comunicación y estrategia política Sentido Común Latinoamérica.

Mujeres por la Presidencia
La contienda está definida: Sheinbaum y Gálvez, ambas de 61 años, compiten hoy por ser la primera mujer presidenta de México, un país con altos índices de feminicidios y con una expansión de organizaciones criminales ligadas al narcotráfico, que controlan alrededor de un tercio del territorio mexicano, según estimaciones del Ejército de Estados Unidos. “Las dos candidatas que tenemos enfrente son mujeres de trayectoria”, señala Urquijo.

Aunque actualmente México es un país “más paritario”, con una cantidad considerable de mujeres al frente de poderes públicos, hoy ambas contrincantes se enfrentan a la posibilidad de convertir esa equivalencia en una “paridad sustantiva”, en las que las mujeres mexicana no sólo lleguen al poder, sino que puedan ejercerlo efectivamente.

Sheinbaum, científica y académica, va al frente, respaldada por la gestión de AMLO, cimentada en una extensa red de ayudas sociales, y por un gobierno “medianamente bien” cuando ocupaba la jefatura de Ciudad de México (2018-2023).

La oficialista ha negado ser un “títere” del mandatario izquierdista, aunque su “sombra” seguirá posada sobre ella, que promete llevar adelante su proyecto de nación, en el cual contribuyó como fundadora de Morena.

“¿Cómo esperar que las cosas sean totalmente distintas si pertenece al mismo proyecto de López Obrador, si es fundadora del partido también? Por supuesto que lo que se esperaría es que haya una continuidad al proyecto”, señala Urquijo, maestro en Comunicación Política y Gobernanza de la Universidad George Washington.

El reto de Xóchitl Gálvez
Gálvez, ingeniera y empresaria, se coló como candidata presidencial ante el “desgaste de los políticos de oposición”, al confrontar en su rol de senadora al presidente, creando un “mito” a su alrededor, que logró aglutinar el “sentimiento antiobradorista” y esquivar la narrativa oficialista, que tilda a los opositores de clasistas, racistas, misóginos y privilegiados.

“Xóchitl Gálvez es una mujer feminista, que apoya a las mujeres y los derechos de las personas LGBT, es una mujer de origen humilde, con origen, apellido y nombre indígena. Entonces, se resbaló por todos esas etiquetas y esos conceptos que puso el presidente López Obrador para desacreditar a la oposición”, explica Urquijo.

Aunque Gálvez “encajaría mejor” en el marco discursivo del oficialismo, que busca venderse a la imagen del pueblo, el analista indica que se ve afectada por la campaña negativa impulsada por AMLO, quien se encargó en los meses previos de campaña de vincularla con la mala reputación que pesan sobre los partidos que la postulan. “Si bien es cierto no era tan conocida, López Obrador se encargó de inflarla de manera negativa y hoy por hoy esa losa le sigue pesando”, agrega.

El reto de la opositora es sobreponerse a esas etiquetas de “racistas, clasistas, privilegiados y corruptos” y al odio de los mexicanos hacia los partidos políticos tradicionales que gobernaron anteriormente, sobre los que AMLO se ha aprovechado para asentar su popularidad y convertir a Gálvez como un “símbolo de la corrupción” ante las bases lopezobradoristas.

“En teoría, es una candidata ciudadana, pero está apoyada por los principales partidos políticos, que tienen la mayor tasa de rechazo de los mexicanos. Es una candidata que se parece a lo que podrían estar buscando los mexicanos en este momento, sin embargo, se ve afectada por los partidos que la postulan (…) El peso de esta losa no la deja repuntar, no la deja despegar porque es tan grande el odio, el rechazo de los mexicanos a estos partidos políticos, que recae sobre Xochitl Gálvez”, explica.

Sin embargo, el pasado 19 de mayo, la opositora se vio cobijada por la coalición de organizaciones civiles “Marea Rosa”, que ha estado al frente de la lucha por la institucionalidad, libertades y democracia en el país, pero en contra del sistema partidista.

Narcotráfico
Pese a que los asesinatos en el marco electoral no son una novedad para México, que vive bajo las guerras de los cárteles del narcotráfico, como Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Sinaloa, esta campaña está marcada por el creciente número de sicariatos, más de 30 durante el proceso electoral, según ONG.

El estado de Chiapas (sur de México) es uno de los más afectados por la violencia política perpetrada por los cárteles de la droga. Entre la noche del sábado 18 y la madrugada del domingo 19 de mayo, fallecieron nueve personas en atentados contra candidatos a alcaldes. Estos se suman a seis asesinados el 16 de mayo en la entidad, entre ellos, la candidata a la alcaldía de La Concordia, Lucero López.

“Los candidatos y políticos en todo el país están siendo asesinados con una frecuencia asombrosa, ya que los poderosos grupos delictivos intentan despejar el terreno para sus candidatos preferidos y apropiarse del territorio nacional para seguir moviendo el trasiego de la droga y la extorsión, y todos los delitos que tienen que ver con el crimen organizado”, apunta.

Ante esta situación, destaca, no se percibe un plan claro por parte de ninguna de las candidatas para enfrentar a las organizaciones criminales. Ambas, agrega, se enfocan en atacar directamente los orígenes de la criminalidad, que son la pobreza y la desigualdad, para que los jóvenes tengan alternativas y romper así con el ciclo de violencia.

“Es el gran reto y la gran incógnita que hoy todos tenemos porque en los últimos tres sexenios se ha venido trabajando prácticamente de la misma manera para combatir la violencia y la inseguridad con más militares, con más policías y no ha sido lo suficiente. Evidentemente algo no está terminando de funcionar y pareciera que los próximos seis años vamos a seguir con ese modelo”, enfatiza.

Fuente: Diario Las Américas

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES