miércoles, abril 17, 2024
InicioOpiniónOPINIÓN- Genaro Mosquera: Bases para la refundación universitaria

OPINIÓN- Genaro Mosquera: Bases para la refundación universitaria

El capital humano universitario, insumo fundamental para la Refundación e Reinstitucionalización de Venezuela, está diezmado como consecuencia directa de la crisis inducida por un modelo de gobierno con aproximación marcada hacia los esquemas autoritarios producto de la ilusión socialista a la cual se le quiere dar apariencia democrática.  Frente a la gran complejidad de la  educacion superior, con una fuerza  docente debilitada y menguado interés estudiantil,  la comunidad universitaria protesta de manera generalizada frente la situacion de crísis y revela su aspiracion de Refundar la Universidad, de producir un nuevo modelo, actuando, dentro de un escenario adverso desacando  la premisa que nada sera posible con este modelo  de gobernanza y la unica posibilidad de  refundar a futuro el sistema universitario es con un cambio  de modelo  politico.
 
Al menos, esa aspiración tiene que ser desarrollada mientras el regimen despliega su ilimitada gobernanza, por tanto, la fuerza académica debe preparar un proyecto de cambio y transformacion universitaria aprovechando el tiempo, diseñar estrategias para crear la nueva universidad una vez que se logre cambiar el modelo politico que agobia al país.
 
Proyecto  que debe dar respuesta a una serie de interrogantes, entre ellas:: ¿cómo resolver el tema de un centenar de universidades que no son tales?, ¿cómo reconstruir el  sistema universitario?. ¿qué hacer para reconducir a cientos de miles de profesionales mal formados y adaptarlos a las competencias del mundo  actual. ¿cómo resolver el tema de la proliferación de planes de estudio  sin pertinencia? y, ¿cómo  retomar la investigación y reconstruir el tejido  académico?. Las respuestas son complejas frente a un mundo univesitario que esta cambiando de manera global;  la realidad es que muchos jóvenes no quieren ser universitarios,  sino simplemente,  trabajadores por cuenta propia y/o entrenarse lo mas rápido que se pueda con habilidades focalizadas hacia  la coyuntura laboral.
 
Es necesario formular un proyecto de investigacion que ponga sobre la mesa con mucha claridad los parámetros fundamentales para la transformaciocn universitaria. Es el momento de estudiar el problema que de respuesta a una nueva universidad no solo desde el punto de vista organinizacional, sino funcional, académica, de cambios legles y reglamentarios,  financiera, administrativa, y estructural. El futuro se modela bajo ciertos niveles de indertidumbre frente a la realidad del hecho que la población y sus aspiraciones siguen en crecimiento y; que no desea volver a los  mismos esquemas pasados.
 
Es necesario una reflexion sobre la situacion a resolver la cual tiene un impacto social formidable que permita examinar detalladamente las raices del problema vinculado con el entorno global, pero centrado en el pais, en sus entidades federales y en su estructura educativa, que permita plantear la factibilidad educativa, financera, curricular y de pertinencia de sus objetivos, metas, valores, autonomía, cultura, y señale las bases para la  reconstruccion de su infraestructura,  los aspectos financieros, perdida de la libertad académica y el deterioro de su misión..
 
Considerando los elementos anteriores la propuesta de investigación tiene varias fases: Reunir a un” task forcé” acreditado y de gran experiencia para llevar a cabo su vinculación con un gobierno de emergencia que favorezca el proyecto y sirva de enlace con entes financiadores para estimular a un anillo de consultores altamente especializados y de gran experiencia académica, profesional, política y empresarial que formule los planes sectoriales, diseñe las estrategias de investigación, los planes operativos sustentado en un estudio económico financiero general con la pertinencia educativa, demográfica, académica, y de contenidos, desarrollada en varias fases en un periodo de dos años que es el tiempo que se estima para su culminación.
Mientras tanto, la resistencia continua, y a corto plazo se debe combatir la intervención universitaria, muy especialmente la amenaza, ya no de que se nombren autoridades universitarias a  militantes políticos del régimen, sino que, usando la vieja practica de simular legitimidad, la usurpadora asamblea tiene listo un proyecto de ley de universidades cuyo contenido, misión y objetivos es formalizar la intervención la cual vincula intencionalmente la gestión universitaria con las comunas como estrategia organizacional. Hace penetrar deliberadamente a activistas comunales en las universidades con los propósitos de contribuir a instalar oficialmente el socialismo bajo el argumento de perfeccionar el sistema democrático justificándolo con la supuesta construcción de una sociedad igualitaria, no con fines de desarrollo, sino de control político, modelando formas de conducta mediante la cual se crean programas argumentadas para combatir a la sociedad capitalista señalada como responsable según ellos de todos los males sociales.
El proyecto de Ley presenta argumentos que la desvirtúan totalmente a la educación superior, incluso, violando claramente la Constitución, y crean un nuevo tipo de universidad; la universidad de gestión popular dirigida por las comunas y cooperativas, cogestionadas por funcionarios del Estado, militantes del partido de gobierno en un entorno de gran inflexibilidad curricular, y perdida de autonomía.
Este Consejo Nacional de Universidades se convierte en una gran asamblea, en efecto, no solo la integran el ministro, viceministros, representantes del ejecutivo y coordinadores territoriales, sino que, participan los rectores de las universidades oficiales, todos los directivos de institutos universitarios que son virtualmente numerosos. Restringe a tres los rectores de universidades privadas e incorporan a voceros estudiantiles ya no solo de las universidades oficiales sino de las populares, uno de las privadas, voceros de los trabajadores académicos universitarios, trabajadores administrativos, obreros y de las organizaciones populares.
La Asamblea Universitaria prevista en el proyecto de ley sustituye al Claustro Universitario, la cual tendrá una asociación como órgano legislativo, encargado de ejercer funciones normativas; está integrado de igual manera por todos los sectores, todos con derecho a votar en las elecciones universitarias regimentadas por el gobierno. Es un cuerpo amorfo de dirección, con las manos sujetas por reglamentos e integración de sus unidades organizativas, manejadas por una Asamblea Legislativa, en otras palabras, las autoridades universitarias serán simbólicas.
Es hora que a este peligro sea enfrentado, de apartar a lo no comprometidos, a politiqueros, aprovechadores e incompetentes que desvirtúen los objetivos democráticos de la universidad. Necesitamos que la sociedad civil y un gobierno de transición convertido en Consejo de Gobierno Colegiado asuma a la universidad como problema propio y deje de ser espectador de la muerte lenta de una organización que contribuyó por siglos y decisivamente con la libertad y la democracia venezolana. Hay que defender la universidad con todas las fuerzas posibles y sacudir las pretensiones oficiales.
No a esa ley de educación universitaria. No a la intervención. Elijamos a nuestras autoridades preservando la autonomía, es un deber, es una necesidad de ser universitario. Todos contra la intervención de la Universidad venezolana y es hora de prepáranos para la universidad del futuro.
 
 

ARTICULOS RELACIONADOS

Am Israel Jai

El mito y la moto

El mítico diario Pueblo

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES