jueves, abril 18, 2024
InicioOpiniónOPINIÓN- Genaro Mosquera: Itinerario universitario en sus tres siglos

OPINIÓN- Genaro Mosquera: Itinerario universitario en sus tres siglos

Celebrar un aniversario antes de tiempo puede revelar muchas cosas, en efecto, el 22 de diciembre y no el 16 de ese mes, se inició el proceso histórico de desarrollo de la universidad venezolana la cual data de tres siglos. Un 22 de diciembre de 1721 el rey de España, Felipe V decretó por Real Cédula la facultad para que el Colegio Seminario se constituyera en “Real Universidad de Santiago de León de Caracas” con las cátedras de teología de víspera, instituta o leyes, teología moral, filosofía, gramática de menores y música o canto llano.  Es decir, se inician las actividades universitarias bajo la figura de una real universidad, monárquica y colonialista, muy diferentes en su misión y objetivos de la que creo el Libertador Simón Bolivar el 24 de junio de 1827 con el nombre de Universidad Central de Venezuela.
De acuerdo a este planteamiento como republicanos que somos, como podemos celebrar trescientos años de la Universidad Central de Venezuela a destiempo y arrogarnos y celebrar la creación de una universidad conquistadora, colonialista, religiosa y monárquica. En fin, no es un tema que afecte la larga trayectoria universitaria, pero vale la pena hacer algunas disquisiciones al respecto.
Por decisión papal al año 1725 [1] .se declara erigida la “Real y Pontificia Universidad de Caracas” y en tal sentido, el Obispo de Caracas, Monseñor Escalona, declarará “erigida, instituida y fundada dicha Universidad ubicada en la antigua sede del Colegio Seminario de Santa Rosa de Lima, ubicado al lado sur de la antigua plaza mayor de la ciudad de Caracas.
Es en 1819 cuando el Libertador, Simón Bolívar propone una nueva Constitución ya liberada la provincia de Venezuela del dominio español, y en su gloriosa intervención ante el Congreso Constituyente en la ciudad de Angostura  da origen a la República de Colombia. En ese entorno  republicano se crea en 1821 en la primogénita ciudad de Cumaná  la Universidad de Cumaná y, es en 1827 cuando se inicia un proceso de cambio y transformación de las universidades; se reforman los estatutos universitarios incluyendo a la Universidad de Caracas y  se elaboran los reglamentos universitarios, los cuales fueron promulgados por el Libertador instaurando de esta manera el primer cambio significativo en la educación superior y a la sazón, transformando a la Real Universidad de Caracas en Universidad Central de Venezuela y se designa al primer rector republicano,  al Dr. José María Vargas quien inicia inmediatamente la reforma de la universidad y se crea simultáneamente la facultad de Medicina, y se promulgan los   estatutos de la universidad.
A partir de ese momento histórico la universidad inicia sus procesos de cultura y desarrollo de la era republicana, y comienza a fluir a lo largo del siglo con sus particularidades y ajustes naturales de sus objetivos. Es hasta 1873 cuando se promulga un decreto declarando la independencia de la universidad del Ejecutivo Federal y se establecen las bases para su nueva organización, génesis de la autonomía universitaria.,
En esa época se hace presente la promulgación de nuevas constituciones con sus efectos sobre la educación, especialmente la universitaria por sus posturas críticas y estimuladora de la innovación y, en variadas ocasiones, las acompañan de protestas renovadoras tal y como ocurrió en 1912 cuando se producen conflictos estudiantiles contra el gobierno dictatorial y sus políticas restrictivas en el área académica, los cuales conducen al cierre temporal. Más adelante la disolución de las asociaciones estudiantiles y luego ampliadas con la represión a la Federación de Estudiantes y la consiguiente toma policial violando los espacios universitarios.
Es conocida la postura de lo que llama la generación del año 28, universitarios de boinas azules en contra de la dictadura gomecista conducente a la protesta inteligente lo cual endurece las posturas de los extremos y lleva a la cárcel a los lideres del movimiento, pero que indirectamente fortalecen su formación universitaria, y el espíritu libertario que marcará al siglo XX. Ya para 1941 se debate sobre la transformación y situación de la universidad venezolana las cuales vienen acompañadas de nuevas propuestas educativas centradas en la lucha contra el analfabetismo, el mejoramiento gremial que conduce a, deliberar y a protestar por nuevos decretos oficiales restrictivos al desarrollo universitario. Posteriormente continúan las manifestaciones públicas oponiéndose a los intentos de imponer métodos restrictivos de calificación académicas conocidos como del decreto 321 cuyas acciones ponen en jaque al nuevo gobierno surgido en 1945 que defenestró al gomecismo heredado.
Independientemente de la controversia, y defensa de la universidad, ella siempre ha sido crítica y buena adversaria del Ejecutivo Nacional, a pesar de incluso la feroz represión, pero a pesar de todo,  se hacen cambios universitarios que se traducen en el año 1953 en una deformada Ley de Universidades. Ese periodo está caracterizado por una amplia y clandestina movilización estudiantil que llega a nivel de liceos y que contribuye por diversos motivos, (incluyendo los netamente políticos) a la huelga universitaria en una fecha significativa del 21 de noviembre de 1952 originaria al derrocamiento del gobierno en 1958.
Desplazado el gobernó por otro de transición, se conforma una Comisión Universitaria para modificar el Estatuto de funcionamiento de las universidades lo que permite el rediseño de ellas sustentada en la autonomía universitaria, la contratación de profesores de alta preparación, la apertura popular de la universidad y, la creación de nuevas universidades. Se entra en un periodo de revisión de la educación universitaria concretando el sistema de admisión y gratuidad de la educación superior, promoviendo la reglamentación en las universidades, la creación de los institutos de tecnología universitarios y sus respectivas reglamentaciones.
Después que se instala un nuevo gobernó democrático para el año 1960 en adelante las luchas estudiantiles asociadas a la agitación ideológica se profundiza dentro del marco de un gobierno debatiéndose con la guerrilla cuyos focos intelectuales politizados se agruparon preferentemente en la Universidad Central de Venezuela.
Con una nueva Constitución se perfila el desarrollo universitario dentro de un sistema educativo normado por el Plan de la Nación, surge el debate constructivo y el nombramiento autónomo de autoridades universitarias mediante elecciones internas por parte del Claustro Universitario. Ya para 1969 con un nuevo gobierno democrático estimula el proceso de internacionalización centrado en el Convenio Andres Bello, y bajo una nueva Ley de Universidades se norman las actividades universitarias. Ello estimula el debate, la controversia y consecuentemente manifestaciones estudiantiles las cuales son coronadas con la invasión del ejército en sus predios y violación de su autonomía.
Todo este periodo ha estado marcado en conflictos y reclamos reivindicativos por parte de docentes y estudiantes, incluso gremial y las reclamaciones financieras en lo que se ha   llamado presupuesto justo. La universidad sufre un cambio favorable con los gobiernos democráticos, incluyendo la muy famosa renovación universitaria. Todo ello ocurre cuando la alternancia política hace que se logre ampliamente la incorporación de la población joven de procedencia popular al sistema universitario.
Entramos en siglo XXI con una larga historia de transformación, cambio universitario e innovaciones, acompañadas también de conflictos y enfrentamientos conceptuales con el régimen actual sobre los objetivos de la universidad, y. de su visión crítica y autonómica. En tal sentido, es necesario hoy día revisar objetivamente su funcionamiento dada la circunstancia que frente a importantes limitaciones impuestas por el régimen se ha fragmentado e intervenido indirectamente al sistema universitario con el efecto directo de pérdida de calidad, éxodo estudiantil y docente, y finalmente se ha detenido.
Una serie de factores limitan los objetivos universitarios dentro de la línea de tiempo de tres siglos. Dentro de su propia perspectiva obliga a estudiar esta nueva realidad considerando la visión prospectiva del desarrollo de las universidades a mediano y largo plazo y presentar una innovadora visión realista y actualizada de su situación, de su desarrollo en estos tiempos de modernidad y cambio. Reconstruir su visión, misión, valores y objetivos nos obliga como universitarios a convocamos para llevar a cabo la propuesta de retomar el camino de la transformación y modernización universitaria y que a pesar de los obstáculos que enfrentado nunca se ha detenido en una línea de tiempo de tres siglos.

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES