martes, mayo 21, 2024
InicioOpinión¿Quieres menos inmigración? Abraza el libre comercio

¿Quieres menos inmigración? Abraza el libre comercio

Instituto Mises,

El generoso e hinchado Estado benefactor americano se ha convertido en un enorme imán para los inmigrantes legales e ilegales en los Estados Unidos. Este imán de 290.000 millones de dólares anuales subvenciona la inmigración y garantiza que el número total de inmigrantes en los EEUU sea mayor de lo que sería sin la subvención. Siempre ocurre lo mismo con las subvenciones. Obtenemos más de lo que subvencionamos. Es cierto para los préstamos estudiantiles y el etanol, y es cierto para los emigrantes.

Algunos de los que se oponen a la inmigración seguramente responderán con un «claro, eso reducirá la inmigración, pero algunas personas seguirán queriendo emigrar al país». Eso es bastante cierto, por supuesto, y no hay razón para creer que la inmigración cero sea algo bueno. Corea del Norte, después de todo, tiene una inmigración casi nula.

Más bien deberíamos oponernos a las ayudas sociales a los inmigrantes simplemente porque es lo correcto. Los subsidios estafan a los pagadores de impuestos al tiempo que importan innecesariamente inmigrantes que de otro modo no habrían emigrado.

Pero para quienes piensen que poner fin a los subsidios no reducirá la inmigración lo suficiente, hay otra estrategia. En este caso, los que se oponen a la inmigración deberían apoyar la estrategia porque es lo correcto y porque reduce aún más la inmigración. Me refiero al libre comercio.

Cómo el proteccionismo fomenta la inmigración
En un mundo sin proteccionismo, las empresas no tendrían que hacer frente a impuestos adicionales ni a barreras para trasladar sus propiedades a las jurisdicciones más rentables. Es decir, el capital, como las fábricas y las máquinas-herramienta, se ubicaría y deslocalizaría allí donde hubiera más mano de obra disponible y donde los recursos locales y el entorno político fueran los más adecuados para esa empresa e industria concretas. Los consumidores y otros productores de todo el mundo tendrían entonces libertad para adquirir estos bienes a precios competitivos.

Como resultado, el capital podría trasladarse con mayor libertad y rentabilidad a cualquier lugar donde exista un «excedente» de mano de obra, es decir, donde abunde la mano de obra con salarios que los propietarios del capital puedan permitirse pagar.

En conjunto, esto reduciría en gran medida la necesidad de emigrar a gran escala, ya que los beneficios relativos de emigrar a la capital se reducirían considerablemente.

Este sistema no sólo tiene más sentido desde el punto de vista económico, sino también sociológico. Unas tasas de migración más bajas se prestan a una mayor estabilidad social, más solidaridad entre los residentes y mayores niveles de confianza social. La investigación ha demostrado que los altos niveles de movilidad pueden asociarse con mayores niveles de estrés, delincuencia, mala salud y lo que los sociólogos llaman «desorganización social». Además, en un mundo sin proteccionismo, las comunidades con excedente de mano de obra ya no tendrían que soportar en la misma medida la pérdida de sus trabajadores jóvenes más ambiciosos. Los trabajadores jóvenes encontrarían más fácilmente nuevas fuentes de empleo y capital más cercanas.

Por desgracia, vivimos en un mundo con un proteccionismo rampante, y eso significa que los planificadores centrales de cada régimen deciden arbitrariamente imponer barreras comerciales a los productos extranjeros. La razón no es económica, sino política. Muchos productores no quieren enfrentarse a la competencia extranjera, que a menudo puede producir bienes más eficientemente a menor coste. Los políticos imponen entonces normativas e impuestos adicionales a los productos extranjeros para reducir las importaciones.

El efecto es crear barreras artificiales entre el mercado americano y los mercados extranjeros. Los productores extranjeros producirán menos —y por tanto emplearán a menos trabajadores— porque ya no pueden servir libremente al mercado americano. Mientras tanto, el capital no se moverá con tanta libertad hacia los excedentes de mano de obra extranjera porque los bienes producidos por ese capital se enfrentan ahora a sanciones adicionales.

Cuando el capital no puede desplazarse hacia la mano de obra, la mano de obra se desplaza hacia el capital, por lo que el proteccionismo impulsa una mayor migración. Por supuesto, el control fronterizo no puede hacer mucho para evitarlo, ya que la idea de que una frontera puede cerrarse completamente es tan fantasiosa como la idea de que el flujo internacional de drogas ilegales puede ser erradicado.

El libre comercio siempre es lo correcto
Por supuesto, el hecho de que el libre comercio reduzca la necesidad de emigrar es sólo una de las razones para apoyarlo. El libre comercio también aumenta el nivel de vida de todas las partes implicadas. Esto es cierto en todos los intercambios comerciales. El libre comercio reduce el coste de los bienes no sólo para los consumidores, sino también para los empresarios y los productores. Los pequeñas negocios (y también los grandes) pueden contratar a más gente porque los productores pueden adquirir bienes más productivos que hacen a los trabajadores más productivos y más rentables.

Sin embargo, la razón más importante para apoyar el libre comercio es que es lo que hay que hacer desde el punto de vista moral. El proteccionismo exige la violación cotidiana de los derechos humanos. El libre comercio respeta estos derechos. Incluso si el libre comercio no tuviera ningún efecto sobre la migración, seguiría siendo lo correcto.

Aunque muchos proteccionistas se creen defensores de la libertad y de un gobierno moderado, en la práctica el proteccionismo es un programa de gran gobierno por excelencia. El proteccionismo no es más que la regulación federal de la propiedad privada y la planificación central. El gobierno —y no el mercado— decide qué bienes se importan y a qué precios. Peor aún, toda esta planificación gubernamental debe ser aplicada por un pequeño ejército de agentes federales que hacen cumplir estas regulaciones encarcelando y multando —o amenazando con encarcelar y multar— a los actores del sector privado que se atreven a participar en el comercio pacífico de una manera no aprobada por los dictados federales.

De hecho, es este aspecto del proteccionismo —que es fundamentalmente una violación profundamente inmoral de los derechos naturales de propiedad— lo que motivó a los mayores liberales del libre mercado de la historia —en una tradición ininterrumpida de 300 años, desde los Niveladores hasta Rothbard— a oponerse vehementemente al proteccionismo por motivos morales.

Desgraciadamente, a pesar de sus muchas y manifiestas ventajas económicas y sociales, los proteccionistas se aferran a su necesidad de utilizar el poder del Estado para controlar el flujo de mercancías a través de las fronteras gubernamentales.

Este artículo fue publicado inicialmente en el Instituto Mises.

Fuente: Panampost

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES