martes, mayo 21, 2024
InicioOpinión¿Rechaza el libertarismo las comunidades? El libertarismo realmente las fortalece

¿Rechaza el libertarismo las comunidades? El libertarismo realmente las fortalece

Instituto Mises,

Muchos detractores del libertarismo afirman que rechazan su filosofía por sus tendencias individualistas extremas o porque creen que fomenta el egoísmo. Aunque hay libertarios que son individualistas en todos los sentidos de la palabra, el libertarismo no rechaza naturalmente la comunidad. Además, el libertarismo no fomenta el egoísmo, sino que reconoce que la mayoría de los seres humanos son egoístas y, por tanto, desconfía de darles demasiado poder. El término «individualismo» también necesita más aclaraciones. El individualista no es explícitamente antialtruista o anticomunitario, pero el individualista político reconoce los derechos individuales por encima de cualquier supuesta responsabilidad comunitaria.

A primera vista, algunos pueden pensar que los libertarios sólo se preocupan por la libertad personal. La mayoría de los libertarios persiguen la libertad individual, pero no siempre persiguen la libertad por la libertad misma. Argumentar a favor de la libertad por sí mismo es argumentar a favor de la preferencia de uno. Debe haber otras razones objetivas o supuestas detrás del deseo de liberarse de la autoridad estatal. El individualista que simplemente desea que le dejen en paz puede ser culpable de argumentar desde la preferencia subjetiva. Este no es el caso del individualista que argumenta desde una base de derechos o de primeros principios. Este tipo de individualista político rara vez rechaza la comunidad o el altruismo voluntario en general. En cambio, considera que los derechos de propiedad son inherentes a cada individuo.

Tanto si los derechos inherentes se consideran naturales al ser humano como si los otorga un creador, deben ser objetivos y universales para poder exigir respeto. Así, el libertario que rechaza los programas coercitivos de asistencia social no lo hace porque no quiera ayudar, sino porque respeta los derechos naturales de propiedad. Estos derechos son necesariamente negativos, lo que significa que no requieren la acción de otros, sino sólo la inacción. La reivindicación de un derecho positivo, como el derecho al agua potable, exige que una persona en algún lugar sanee el agua en beneficio de otra, lo que supone trabajo forzado. Por otro lado, un derecho negativo a la propiedad simplemente requiere que una persona NO falte al respeto a la propiedad de otra persona.

También hay libertarios utilitaristas que simplemente consideran que las iniciativas estatales son en su mayoría ineficaces, por lo que no contribuyen al desarrollo humano. Éste es un punto importante; los Estados Unidos, uno de los Estados más grandes del mundo, desgraciadamente cuenta con algunos de los gobiernos más ineficaces del mundo. A pesar de tener leyes estrictas sobre drogas, diseñadas para reducir el tráfico y el consumo de drogas, América tiene el mayor número de presos per cápita del mundo, y un gran porcentaje de estos presos son delincuentes no violentos relacionados con las drogas. El consumo de opiáceos también alcanza cifras récord en los Estados Unidos. Además, la ciudad de Nueva York es conocida por tener una fuerza policial muy grande, y un gobierno municipal grande en general. La fuerza policial de la ciudad es mayor que toda la fuerza policial de muchos países del mundo. Por ejemplo, el presupuesto anual de la Real Policía Montada de Canadá es menos de la mitad del presupuesto del departamento de policía de Nueva York. Los libertarios verían esta hinchazón como irrazonable e improbable bajo un gobierno privado centrado en la propiedad privada y la competencia.

Independientemente de cómo justifique un libertario su individualismo político, es lógicamente imposible justificar con coherencia un supuesto deber para con la sociedad o la comunidad. Si uno cree que la esclavitud hacia otro hombre está mal, entonces no puede apoyar la idea de que alguien tiene un deber involuntario hacia otro hombre. Incluso desde un punto de vista religioso, el deber de ayudar a los pobres proviene de un deber hacia Dios y de la comprensión de que Su creación está, en última instancia, sólo bajo nuestra administración. Este mandamiento de las Escrituras no es una orden precisa, sino una indicación de tener un corazón caritativo en general. Desde un punto de vista práctico, el argumento se desmorona cuando se nos pide que definamos a qué comunidad se le debe ayuda, o cuánta ayuda se le debe a dicha comunidad.

Las comunidades cambian constantemente. Además, dentro de cada comunidad hay subcomunidades. El Estado de una persona tiene enclaves regionales y étnicos, incluso hasta la familia extensa y las organizaciones religiosas de una persona. Es lógico que una persona contribuya más a estas comunidades que al Estado-nación en el que ha nacido. Cada persona tiene la tendencia natural a querer asociarse con quienes coinciden con su bagaje cultural y sus creencias. Se violan los derechos de una persona si se la obliga a contribuir a un grupo que fundamentalmente no desea. Los Estados también se implican en la conquista mucho más que las comunidades, por lo que las comunidades más pequeñas están sujetas a menos cambios demográficos repentinos.

Lo que resulta muy problemático es la percepción del deber de asistir a una comunidad. Esta afirmación significa que la comunidad tiene derecho a la asistencia de uno, lo cual es un derecho positivo coercitivo. También está el hecho básico de que no todos los miembros de una comunidad necesitarán el mismo tipo de ayuda, o ni siquiera querrán ayuda en primer lugar. Además, esto hará que algunos miembros de la comunidad se vean obligados a prestar servicios a otros miembros, eliminando así cualquier percepción de igualdad o unidad. La diferencia debería ser obvia, pero una elección de dar basada en el altruismo o en un contrato voluntario no está mal. Esta es una de las razones por las que los libertarios y los individualistas se muestran escépticos ante la acción del Estado. Un derecho positivo a la seguridad colectiva o al bienestar significa necesariamente que se está violando un derecho negativo en algún nivel.

Esto no quiere decir que los libertarios deban rechazar la comunidad. Como seres creados para el compañerismo, necesitamos la comunidad. Simplemente es moralmente correcto y más útil que esa comunidad se base en el consentimiento explícito. Imaginemos que una persona fuera obligada a unirse a una religión, luego obligada a asistir a una iglesia específica, y luego obligada a dar una cierta cantidad de dinero a esa iglesia mensualmente. Yendo un paso más allá, se obliga a esta persona a ser «amigo» de otros miembros de la iglesia, asistiendo a estudios, bodas y actos sociales como si buscara un auténtico compañerismo. La realidad siempre será que son coaccionados a la comunión. Esto significa que gran parte del crecimiento espiritual y comunitario sería artificial, basado en una fachada. En lugar de esta situación, la mayoría de la gente querría asociarse voluntariamente con los grupos que desea. Los libertarios y los autodenominados individualistas rara vez están en contra de la comunidad y la caridad. Defienden la propiedad y los derechos individuales, que son perfectamente compatibles con la participación comunitaria.

Fuente: Panampost

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES