sábado, abril 20, 2024
InicioInternacionalRechazan intromisión política de la izquierda radical en Perú

Rechazan intromisión política de la izquierda radical en Perú

Diversos actores políticos peruanos como diplomáticos retirados, ex miembros del Alto Mando Militar y hasta actuales Congresistas de la República se hallan en estado de alerta, ante algunos movimientos de la izquierda radical que busca ganar terreno político y soporte social en Perú.
El excanciller y expresidente del Congreso peruano, Luis Gonzáles Posada, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS que “hay un avance rojo” en Suramérica, en alusión a las posibilidades de triunfos electorales de candidatos de izquierda como Gustavo Petro en Colombia, Lula da Silva en Brasil o Gabriel Boric en Chile, aunados a los gobiernos actuales de Pedro Castillo en Perú, Alberto Fernández en Argentina, Nicolás Maduro en Venezuela o Andrés López Obrador en México.
“Hay un blindaje que dan países como México o Argentina” a movimientos de izquierda, explica Gonzáles Posada, a la vez que advierte sobre lo que pueden significar el activismo político del expresidente boliviano Evo Morales en Perú o el nombramiento como embajador de Cuba en Lima del coronel Carlos Rafael Zamora, conocido como “El Gallo”, y quien ha pertenecido durante décadas a la Dirección de Inteligencia del aparato del gobierno castrista en Cuba.
La preocupación es refrendada desde el Congreso peruano, donde la Comisión de Relaciones Exteriores, a través de su presidente Ernesto Bustamante, pidió a la Cancillería peruana explicaciones e información sobre el nombramiento de Zamora, dada su trayectoria, y sobre la relación de López Obrador con el presidente Castillo.
“El ciudadano cubano Carlos Rafael Zamora Rodríguez pertenece a la Dirección de Inteligencia de Cuba y es conocido que es un agente que se especializa en dirigir programas de penetración, influencia y subversión en países de interés geopolítico para Cuba” indica la misiva suscrita por el congresista Bustamante.
Los puntos del rompecabezas se unen con la afirmación del congresista, que sostiene que “es conocido que Zamora fue embajador de Cuba en Bolivia durante buena parte de la presidencia del señor Evo Morales”.
Y el expresidente boliviano Morales, hay que recordar, fue uno de los invitados a la asunción del poder del presidente Pedro Castillo en Lima en julio pasado, luego de vencer sorpresivamente unas elecciones en las que derrotó en segunda vuelta por muy estrecho margen a Keiko Fujimori.
Por otra parte, el congresista Bustamante también planteó a su Cancillería que se aclaren “las declaraciones del presidente de México, que revelarían una intromisión en asuntos internos del Perú, permitida por el propio gobierno peruano”.
López Obrador manifestó hace pocos días que envió a varios funcionarios de su gobierno a Perú para “apoyar en lo que podamos” al presidente peruano Pedro Castillo, quien debía enfrentar un posible proceso de destitución en el Congreso.
La Runasur y los ‘Estados plurinacionales’
“Es lamentable cómo Evo Morales está entrometiéndose en asuntos internos, respaldando la intención de convocar una Asamblea Constituyente, pidiendo la nacionalización (o estatización) de los hidrocarburos y oponiéndose a la erradicación de la hoja de coca”, cuestiona el excanciller Gonzáles Posada.
El ideólogo y principal actor político del gobierno de Castillo, Vladimir Cerrón, es muy cercano a Morales. De larga formación en La Habana, considera al modelo político y socioeconómico boliviano, instaurado por Morales, como un ejemplo a seguir para Perú.
Y en este sentido, la intención de Evo Morales de organizar un “Encuentro de Pueblos” en Cusco, Perú, los próximos 20 y 21 de diciembre dentro de la Runasur, despertó las críticas de congresistas, exmilitares y excancilleres.
El evento finalmente fue suspendido alegando “razones sanitarias” por la pandemia del COVID-19, pero según el excanciller Gonzáles Posada se debió a la oposición hecha por excancilleres, legisladores y exmilitares peruanos.
Previo a que se anunciara la suspensión del evento, más de 60 generales, vicealmirantes y tenientes generales de la Fuerza Armada Peruana emitieron un comunicado donde critican que “Evo Morales, quien ha sido declarado “persona non grata” por la Comision de Relaciones Exteriores del Congreso de la Republica por abierta intromisión en asuntos internos del Perutiene prevista y viene proclamando -con anuencia del Gobierno peruano- la realización de la reunión de la llamada RUNASUR”.
Según la misiva suscrita por los altos oficiales en situación de retiro, la intención de Morales sería “ejecutar su proyecto geopolitico transnacional con la misión de capturar el poder con pretensiones de fundar una “América Plurinacional” (..) dejando de lado a los Estados, los regimenes democraticos existentes, y asi conformar una “nacion aymara” como extension territorial boliviana, con pretensiones de desmembrar nuestro pais y lograr para Bolivia una salida soberana al Pacifico”.
Casi en simultáneo los excancilleres peruanos Allan Wagner -titular del cargo hasta julio pasado-, Ricardo Luna y José Antonio García Belaunde, advirtieron que el evento promovido por Evo Morales representaba una “clara amenaza a la soberanía, independencia y seguridad nacional”.
Wagner manifestó en una radio local que “este es un proyecto geopolítico transnacional que lo que busca es destruir nuestras repúblicas, so pretexto de la América plurinacional, dejando de lado los Estados con sus respectivas soberanía e independencia, y los regímenes democráticos existentes”.
Estas aseveraciones fueron negadas por la Cancillería peruana, que expresó que “desmiente de manera categórica que exista alguna amenaza para la soberanía, independencia y seguridad nacional vinculada a la integridad territorial del Estado o a un supuesto peligro de desmembramiento de alguna de sus regiones, provincias, distritos o localidades”.
A ello se añadió que “el Gobierno del Perú no promueve ni tolera iniciativa alguna que pueda poner en peligro nuestra soberanía e independencia, la integridad de nuestro territorio, la seguridad nacional, la dignidad del país, el sistema democrático o la plena vigencia de los derechos humanos y libertades fundamentales”.
Posición controversial
Para el antiguo canciller Gonzáles Posada la reciente posición asumida por la Cancillería peruana respecto a la represión de las protestas de noviembre en Cuba, o la situación diplomática con Venezuela no es sorprendente, dada la afinidad ideológica con la izquierda radical.
“Se produjeron movilizaciones en Cuba, con detenidos y golpeados, y el gobierno de Castillo no dijo una sola palabra sobre las violaciones de derechos humanos”, lamentó Gonzáles Posada.
También resaltó que el gobierno peruano “se acercó a Venezuela y le ha disparado al Grupo de Lima, que ha sido un bloque compacto de naciones que no reconocieron a Maduro y al chavismo, que tienen denuncias de violaciones de derechos humanos y donde hay una investigación de la Corte Penal Internacional, entre otras consideraciones, porque Perú lo solicitó”.
Y aunque Gonzáles Posada reconoció y saludó que el canciller peruano Oscar Maurtua en diciembre de 2020, antes de ocupar el cargo actual, calificara al régimen venezolano como “alianza de corrupción y narcotráfico”, ahora subraya que se están dando estas decisiones de acercamiento.
Los gobiernos de Castillo y Maduro, tras más de cuatro años sin embajadores entre ambos países, decidieron nombrar nuevos representantes ante Caracas y Lima, respectivamente.
Y en el caso del embajador peruano, se intentó designar a Richard Rojas, ex jefe de campaña de Castillo y muy cercano al criticado Vladimir Cerrón, pero debió ser reemplazado antes de oficializarse el nombramiento debido a que el poder judicial peruano le prohibió salir del país por una investigación penal por presunta corrupción en el financiamiento de la reciente campaña presidencial.
Fuente: Diario las Américas
ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES