miércoles, abril 17, 2024
InicioInternacionalFiscal alega acciones ilegales contra Trump y su gobierno

Fiscal alega acciones ilegales contra Trump y su gobierno

Las recientes revelaciones del fiscal especial John Durham sobre Hillary Clinton y los demócratas son estremecedoras. Y se suman a muchas otras realizadas con anterioridad por la organización Judicial Watch en Estados Unidos.
Durante una presentación judicial, el fiscal Durham alegó que la campaña de Clinton y el Comité Nacional Demócrata intentaron infiltrarse en la campaña de Trump y en los servidores de la Casa Blanca.
“Una empresa de tecnología pirateó la Casa Blanca y espió a un presidente en funciones: Donald Trump. Esto debería preocupar a todos. Pero los principales medios de comunicación se niegan a cubrirlo”, escribió el representante Jim Jordan (R-Ohio) en Twitter. El legislador hizo comentarios similares en la cadena de televisión Fox News el lunes 14 de febrero.
Acusaciones de espionaje interno
“Sí, había espionaje y fue peor de lo que pensábamos porque estaban espiando al Presidente en ejercicio de Estados Unidos”, dijo Jordan a “Fox & Friends”. “Y va directo a la campaña de Clinton”, citó el diario neoyorquino The Epoch Times.
La moción de Durham del 11 de febrero vincula al letrado Michael Sussman, un exabogado de Perkins Coie, acusado en 2021 de mentirle al FBI al afirmar que no trabajaba para la campaña de Hillary Clinton en 2016, cuando le dio a la agencia estadounidense de contrainteligencia documentos -ahora desacreditados- sobre una supuesta relación directa de la Organización Trump con un banco de Rusia.
Sussmann negó haber actuado mal y se declaró inocente en el caso.
Por su parte, el representante Michael Turner (R-Ohio) dijo el 13 de febrero que la investigación descubrió un “nuevo nivel de corrupción” que plantea preocupaciones “graves”. “Quiero decir, esta es una seria amenaza para nuestra democracia”, dijo Turner a “Sunday Morning Futures” de Fox News.
“Realmente no importa qué campaña política sea o qué partido político sea. Esto está tan mal y las acusaciones de tal nivel de actividad ilegal son tan expresas contra nuestro propio gobierno que se debe encontrar la verdad», expuso.
Sussmann, según documentos judiciales, “reunió y transmitió las acusaciones al FBI en nombre de al menos dos clientes específicos: un ejecutivo de tecnología en una empresa de Internet con sede en EEUU y la campaña de Clinton”.
Registros judiciales
Los registros también muestran que “facturó repetidamente” a la campaña de Clinton por su trabajo sobre las [falsas acusaciones sobre Trump y el banco ruso]. “En relación con estos esfuerzos, Tech Executive-1 (nombre que le dieron a la fuente de información) explotó su acceso a datos secretos de Internet y de propiedad exclusiva”, indica el texto de la presentación en Corte.
«Tech Executive-1 también solicitó la ayuda de investigadores de una universidad con sede en que estaban recibiendo y analizando grandes cantidades de datos de Internet en relación con un contrato pendiente de investigación de ciberseguridad del gobierno federal».
El expresidente Donald Trump emitió un comunicado en el que decía que la presentación judicial de Durham corrobora sus afirmaciones desde hace tiempo acerca de que su campaña y su Presidencia de 2016 estuvieron sujetas a presiones reales de espionaje interno dirigidas contra él por tener puntos de vista poco ortodoxos.
Trump también se refirió a los medios liberales de prensa: “Esto demuestra cuán corruptos y desvergonzados son los medios”, señaló.
“¿Se imaginan si los roles se invirtieran y los republicanos, en particular el presidente Donald Trump, fueran atrapados espiando ilegalmente al presidente Joe Biden? Se desataría el infierno.
El caso de espionaje interno contra Trump presuntamente salpicaría también al expresidente Barack Obama y quien fuera su secretaria de Estado en ese entonces Hillary Clinton, en lo que sería uno de los mayores escándalos en la historia de EEUU sin mencionar las alegaciones acerca de supuestas irregularidades ocurridas durante la elección presidencial del 2020 Trump-Biden, que provocaron reformas electorales en más de 10 estados del país.
A pesar de que algunos medios de línea liberal insisten en que las acusaciones de fraude electoral emitidas por el expresidente Trump fueron falsas, las «inconscientes fallas detectadas» en los comicios de noviembre 2020 dejan muchas interrogantes abiertas y abren paso a poder especular de que tal vez hay cosas que se prefirieron mantener en secreto para contener un escándalo de proporciones incalculables y muy lamentables.
Con la llegada a la Casa Blanca en enero del 2017, el presidente Donald Trump se convirtió en una espina alojada en la garganta de ciertas «estrategias» oscuras de la extrema izquierda porque Trump las conocía desde mucho antes de llegar a la Presidencia.
Durante un debate presidencial en el 2016, Trump le dijo a Hillary: «Muchos sabemos que tú deberías estar tras las rejas, no aquí».
El caso Clinton continúa en un limbo
Estando al frente de la Secretaría de Estado, ha habido alegaciones de que Hillary Clinton desvió fondos del presupuesto militar de EEUU para respaldar acciones de desestabilización en países del Medio Oriente y África, que tuvieron como consecuencia la creación de diversas organizaciones como la terrorista Ansar Al-Sharia, radicada en Yemen y ramificación de Al Qaeda.
A pesar de que Libia se convirtió en uno de los lugares más peligrosos del mundo, El 22 de mayo del 2012, el gobierno de Barack Obama envió al embajador Christopher Stevens a la ciudad de Bengasi para coordinar las misiones de EEUU en Libia y el 11 de septiembre de ese mismo año la sede estadounidense fue atacada e incendiada por miembros armados de Ansar Al-Sharia. En el trágico suceso murió Stevens y tres miembros del personal diplomático y de seguridad.
Un destacamento de la Fuerza Delta estadounidense se encontraba a menos de 2 kilómetros de la Embajada en un anexo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), pero las órdenes de Hillary Clinton fueron de [no intervenir].
Una de las principales denuncias en el caso fue que la CIA, con el consentimiento de Hillary Clinton, trasladaba armas desde Libia a Siria para ayudar a rebeldes a extinguir el gobierno de Bashar Al Assad en Siria, similar al derrocamiento del régimen de Muammar Gaddafi, un año antes. Luego, muchos de estos rebeldes terminaron en las filas del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS).
Investigación y revelaciones
Durante las audiencias, se investigó a fondo a Hillary Clinton y se descubrió que durante su gestión se habilitó un servidor privado fuera de la auditoría del gobierno de EEUU, algo penado por ley federal. La respuesta de Hillary fue: “Lo hice para coordinar el casamiento de mi hija”. Más tarde se comprobó que 33,000 correos electrónicos fueron borrados de ese servidor, un indicio de que presuntamente comprometían la conducta ilegal de la ex secretaria de Estado y otros altos funcionarios de la administración de la que formaba parte.
Sin embargo, el director del FBI en ese momento, James Comey, recomendó no enjuiciar a Hillary en una Corte Federal, por falta de suficiente evidencia sobre delitos probables, aunque reconoció lo “extremadamente descuidada” que fue ella en el uso de correos electrónicos clasificados. Posteriormente, Comey fue despedido por el presidente Trump.
En la audiencia del 2 de junio la abogada de Justicial Watch, Ramona Cotca, cuestionó:
«¿Por qué es que cuatro años después de que el FBI cerró su investigación todavía hay correos electrónicos adicionales de Clinton que se están procesando? ¿Por qué no fueron buscados, localizados y procesados antes?”
Cotca añadió: «Incluso hasta hoy, el Departamento de Estado no sabe cuál es el universo de los correos electrónicos de Clinton al frente del Departamento de Estado, y ese es el problema importante aquí».
La orden del juez Royce Lamberth está relacionada con una demanda del grupo Judicial Watch, presentada hace más de cinco años. La disposición del letrado autorizó al grupo a investigar la gestión de Clinton, la de otras personas relacionadas con el caso e incluso permite citar a Google por sus registros relacionados con los correos electrónicos.
«El Tribunal no cree que el Estado posea actualmente todos los correos electrónicos de Clinton recuperados por el FBI; incluso años después de la investigación del FBI, todavía debe explicarse la lenta fuga de nuevos correos electrónicos”, afirmó Lamberth.
Clinton ha realizado declaraciones escritas sobre el tema en otras ocasiones, sin embargo, el juez considera que las respuestas han sido «incompletas, inútiles o superficiales”.
Una posible victoria de Trump en el 2024, si decide postularse a la Presidencia, representa un cúmulo de temores para quienes tienen algunas cosas ocultas, que en su momento fueron y siguen siendo muy graves para la democracia y la seguridad nacional de EEUU.
La insistencia de silenciar a Trump de cualquier manera y apostar por un caso judicial que lo lleve a prisión y lo limite políticamente para siempre, cuenta con muchos motivos y preocupaciones. Los intentos no se han detenido, por el contrario, se han agudizado después de la «derrota» electoral de Trump, quien sigue como líder de los republicanos y con una popularidad muy superior al actual presidente Joe Biden (30%-35%), la más baja para un mandatario estadounidense.
Fuente: Diario las Américas
ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES