miércoles, junio 19, 2024
InicioEconomíaLa manipulación del régimen detrás del ridículo aumento salarial en Cuba

La manipulación del régimen detrás del ridículo aumento salarial en Cuba

El régimen cubano manipula con gran destreza. Si bien anunció que destinará 13.785 millones de pesos, equivalentes a 44,6 millones de dólares, a aumentar el salario de los trabajadores de la salud y educativos, la cifra sólo representará entre uno y cuatro dólares más para quienes laboral en ambos sectores, dependiendo de sus años de servicio.

Un cartón de huevos o quizá un par de recortes de tocino será lo único que puedan adquirir los mecánicos de prótesis y aparatos auditivos, operarios de calzado ortopédico y de ortoprótesis, paramédicos integrales y salvavidas, evisceradores y tanatólogos que serán incluidos en la medida.

Aunque resulta absurdo, el secretario nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud, Santiago Badía González, cree que los 500 pesos (1,6 dólares) que serán otorgados por cada cinco años de antigüedad, “es fruto de la voluntad política del Estado”.

La cifra máxima que desembolsillará la administración de Miguel Díaz-Canel (como base) ronda los 1500 pesos (4,8 dólares) a trabajadores de la salud, así como los educadores, que tengan 30 años de experiencia. La dictadura apela a medidas similares para fidelizar los trabajadores de este sector. El régimen pasó de distinguir entre personal docente y no docente, ahora, a quienes hayan desarrollado su carrera en ambos tipos de cargos para totalizar el tiempo desempeñado.

Con fórmula perversa
La resolución del aumento del salario en Cuba indica que se les reconocerán todo los años, para el cálculo de los “los años de servicios prestados”. Ya hay una fórmula que estimará, por un lado, que el monto total sea la suma de las cuantías ya establecidas “según los años laborados en cada tipo de función” y que, en el caso de que en igual número de años trabajados un no docente exceda, la cuantía de un docente se limitará el total al de este último.

El objetivo del incremento del salario en Cuba es contener la deserción en ambos sectores, pero las posibilidades de evitar las bajas es poca. Hay un desincentivo generalizado, considerando que el año pasado, la isla bajo el mando del castrismo se posicionó como el segundo país de América Latina con el salario más bajo. Los 2100 pesos cubanos que perciben en promedio los trabajadores en la isla, equivalentes a siete dólares, reflejan la miseria que sólo supera Venezuela, donde los trabajadores reciben ocho dólares.

El rezago resulta predecible, cuando el costo actual de la canasta básica alimentaria mínima para dos personas en Cuba es de casi 20.000 pesos al mes, es decir, cerca de 65 dólares.

Aumento sin impacto
El aumento del salario en Cuba para quienes cumplen “funciones vitales” es sólo una manipulación económica más del castrismo, en medio del cambio monetario volátil, que consume cualquier billete adicional en los bolsillos de la población.

En la isla está clara la turbulencia que ya marcó un hito en la desvalorización del peso cubano, luego de que el dólar estadounidense alcanzara un máximo, sin precedentes, de 380 pesos cubanos, mientras que el euro y la moneda libremente convertible (MLC) cotizaron a 390 pesos y 295 pesos, respectivamente.

Según el último informe del Observatorio de Monedas y Finanzas (OMFi), la escalada en las tasas de cambio informales desde abril representa, hasta ahora, la mayor depreciación mensual del peso cubano en lo que va de año, al caer 13 % en relación con el dólar y el euro. A esto se le suma el 5 % frente a la Moneda Libremente Convertible (MLC).

El reciente aumento salarial anunciado se ve gravemente afectado por una serie de factores económicos adversos. La depreciación del peso cubano, impulsada por la creciente inflación, el estancamiento en la producción y las exportaciones, y el elevado déficit fiscal, complica aún más la situación. Además, la emigración y la ralentización del turismo agravan el panorama.

El panorama destroza el aumento del salario que se anunció. Esto ocurre debido a que la depreciación del peso cubano tiene entre sus causas la creciente inflación, el estancamiento en la producción y las exportaciones, el elevado déficit fiscal, así como la emigración y la ralentización del turismo agravan el panorama. La industria azucarera, que aún no ha logrado estabilizar su producción, también contribuye a este escenario desalentador.

En su propio infierno financiero
Los datos oficiales de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) lo admiten. Sus balances arrojan que la inflación se duplicó en el primer trimestre de 2024 en comparación con el último trimestre de 2023 y pasó de crecer a un ritmo mensual promedio del 1.6 % a hacerlo al 3.5 %.

“Con el índice de precios al consumidor (IPC) desestacionalizado, se obtuvo que en el cuarto trimestre de 2023 los precios subieron un 5 % mientras que en el primer trimestre de 2024 crecieron un 10.7 %. Es decir, los datos oficiales muestran que se ha duplicado la velocidad de la inflación”, sostiene el ente.

El régimen comunista cubano enfrenta una crisis financiera severa, en parte fomentada por su propia gestión. El desbalance en el presupuesto estatal ha acumulado más de 20.000 millones de pesos, financiados a través de la emisión monetaria sin respaldo productivo, lo que agrava la ya precaria situación económica del país.

Fuente: Panampost

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES