jueves, febrero 22, 2024
InicioOpiniónLos coroneles cubanos obligados a reciclar insultos

Los coroneles cubanos obligados a reciclar insultos

NINOSKA PÉREZ CASTELLÓN,

La revolución cubana es como un comediante al que se le acabó el repertorio de chistes. Hasta los insultos que siempre han sido una especie de salida de emergencia para la dictadura de los Castro parecen estar ‘racionados’. Hace unas semanas nos pusieron en una lista de terroristas y al ver que no surtió efecto, regresaron a la naturaleza. Nos vuelven a comparar con animales, bestias preferiblemente. Éramos gusanos, hasta que los que volaron de regreso con dólares en las alas se convirtieron en mariposas. Pero los investigadores del Ministerio del Interior en misiones clasificadas no suelen ser muy imaginativos. Si pusieran el esfuerzo en recoger escombros, Cuba sería otra.

Hablemos claro, la ingeniosidad o brillantez no son características de los coroneles del Ministerio del Interior en Cuba. Hay que recordar al coronel Raveiro, (más conocido por compota) experto en terrorismo que para acusarnos de lo que ellos practican apareció en las pantallas oficialistas con un televisor de los años 50 donde el supuesto enviado de la Fundación Nacional Americana llevaba explosivos. Para ser más específicos, explosivos que tendrían que pasar por la aduana dentro del abultado aparato. Siempre me pregunté: ¿quién viajaría a La Habana con una bomba dentro de semejante artefacto que llamaba la atención poderosamente y pretender no ser detectado?

En otra ocasión un coronel de Regla, Nelson de Armas, que se deleitaba en perseguir a la oposición, los asediaba con la misma frase: “La revolución es intocable!”. Hasta que algún osado opositor le colocó una pegatina de la FNCA en su moto y por poco hay que ingresarlo tras haberle entrado a patadas al arcaico método de transporte que lo hacía sentirse superior a los demás. El poder es algo serio.

Otro experto en “inteligencia” cuando lo llamé para decirle que en mi barrio había un fax que recibía y mandaba caricaturas de Fidel me preguntó: ¿qué cosa es un “fa”? Cuando llamé a otro de los especialistas en contrainteligencia la ya antigua comunicación electrónica, su asistente, después de preguntar a alguien más en el cuartel que tampoco sabía, me contestó: “Negativo compañera, el coronel no tiene fa”

Pero cuando más divertidos son es cuando aspiran a ser escritores. Bueno, para eso tienen el Granma, diario oficial del Partido Comunista Cubano, más frecuentemente utilizado como papel sanitario que como informador. Al coronel Francisco Arias Fernández le dieron la misión de atacar a la congresista Maria Elvira Salazar. ¿Por dónde agarrarla?

Número 1 en la lista: por terrorista. La asociaron con Posada Carriles a quien entrevistó en varias ocasiones.

Número 2 en la agenda, por las conexiones. El senador Marco Rubio, su colega Mario Díaz Balart y Ninoska Pérez Castellón o, según ellos, “sus ídolos Iliana Ros Lehtinen y Bob Menéndez”.

Número 3 en la “delicada misión” del coronel Arias, buscarle un calificativo. ¡Compararla con alguna bestia y fuacata! Ahí es donde le falló la imaginación al militar.

El coronel buscó y buscó y la calificó de hiena. Me lo imagino sonriendo por su brillantez cuando le echó mano a ese animal repulsivo que se alimenta de carroña. Lo veo enfrascado en sus pensamientos: Con esto la destruyo de una vez y por todas cálculo inútilmente. Solo que se olvidó que en la larga lista de insultos y epítetos ya me habían dado ese título a mí con caricatura y todo. En el “bestiario oficial” figuramos Iliana Ros Lehtinen como la “Loba Feroz”, Lincoln Díaz Balart como “La Boa” el Senador Torricelli el “Dinosaurio” y a mí me tocó ser “La Hiena”. La “Ninoskahiena Pérez”. ¡Cuánta genialidad la del MININT! En este mundo moderno donde hasta las feas se vuelven lindas con cirugía y no han descubierto la fórmula para que los brutos se vuelvan inteligentes. “Cosa más grande la vida” como diría ese filósofo cubano Tres Patines.

Pero la verdadera razón del artículo es que la congresista Salazar les dio donde les duele. “¿Por qué le teme a las mypimes, al turismo, los cohíbas y a el Havana Club”? se pregunta el atribulado coronel en busca de galardones. Y ahí radica la respuesta del porque los insultos. Le afecta el bolsillo a la corrupta cúpula del Cártel de la Habana.

Si la misión del coronel Arias es lograr el fin de las sanciones, es muy bruto si cree que metiendo miedo e insultando lo va a lograr. Debería de enfocarse en los serios problemas que afectan al país y ver cómo cambia el régimen para lograrlo. De lo contrario, si levantan el embargo los únicos cambios que veremos serán los de créditos que no pagarán. Se seguirá enriqueciendo la cúpula y nada cambiará para ese cubano de quinta categoría en su propio país que no tiene los dólares para sobrevivir. Lo sabemos y lo mantenemos y por eso apoyamos y abogamos por el embargo y que Cuba permanezca en la lista de países que auspician el terrorismo.

Mientras no existan cambios y sabemos que no están contemplados en la naturaleza criminal del régimen de La Habana, el coronel Arias seguirá en su Lada tan decadente como la revolución, sin poder repellar o pintar las paredes de su hogar y negociando por la izquierda unas masitas de puerco. Por otra parte, Díaz Canel y Marrero Cruz seguirán rodando lujosos autos europeos y cada vez les crecerán más las panzas de las ‘hartadas’ que se dan con manjares que no prueban ni el pueblo ni los abyectos coroneles en misiones fallidas.

Felicito a mi amiga y comparto con gusto el galardón de “hiena”. Algo estaremos haciendo bien cuando molestamos tanto. Hoy nuestras abuelas están de fiesta. Lo único que espero es que debido a la escasez no reciclen la caricatura y le hagan una nueva. Te la mereces María Elvira. ¡En hora buena!

Fuente: Diario Las Américas

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES