jueves, abril 18, 2024
InicioEconomíaMaduro cierra grifo de petróleo a Cuba en busca de ganancias en...

Maduro cierra grifo de petróleo a Cuba en busca de ganancias en otros mercados

Los tiempos de las vacas gordas para Cuba, respecto a los cargamentos de crudo que recibía desde Venezuela, terminaron. Aquellos acuerdos petroleros del dictador Hugo Chávez con su homólogo Fidel Castro quedaron en el pasado no solo por la poca capacidad productiva de PDVSA —destruida tras años de corrupción socialista— sino porque ahora que Miraflores tiene carta blanca para vender barriles en el exterior, prefiere dejar de lado a un viejo aliado para llenarse los bolsillos con el visto bueno de Estados Unidos.

La prueba está en la cantidad de crudo enviado. Esta se ubicó en 34000 barriles por día (bdp) en marzo pasado, según cifras de la agencia Reuters. Es decir, casi 39 % menos de los 56000 bdp que Venezuela envió en promedio a Cuba durante todo el 2023. Si bien esta última cifra ya era preocupante para el castrismo, la que resultó el mes anterior luce mucho peor.

Es que incluso en 2018, cuando Venezuela estaba hundida en una profunda crisis sin precedentes que decantó en escasez de alimentos y medicamentos, el dictador Nicolás Maduro enviaba barcos cargados de crudo a la isla caribeña. Unos 49000 barriles diarios en ese momento. Dos años después, el dictador regalaba a Cuba casi la mitad del petróleo que producía, según balances independientes. Sin embargo, las cosas cambiaron a partir del año pasado cuando la Administración Biden en Estados Unidos relajó sanciones al chavismo. Ahora para Caracas es más atractivo sumar dinero a sus arcas, que mantener oxigenado al castrismo.

Cuba busca salvavidas en Rusia
El régimen de Cuba, hoy dirigido por Miguel Díaz-Canel encontró en el petróleo mexicano y el ruso su salvavidas ahora que Maduro está concentrado en recibir ingresos por las transacciones que le permite hacer Joe Biden. El 17 de marzo, Moscú envió un cargamento de 650.000 barriles y casi 15 días después envió otro de 90000 de acuerdo con 14 y Medio. En cuanto a México, este envió en los dos primeros meses del año 1.970.000 barriles “de sus mejores crudos, el Istmo y el Olmeca”. La materia prima también es indispensable para la industria energética de la isla, dependiente de hidrocarburos.

¿Terminó entonces la luna de miel entre el chavismo y el castrismo? Eso está en veremos porque el próximo 18 de abril Biden debería restablecer las sanciones al petróleo y el gas, debido a que Maduro no cumplió con los deteriorados acuerdos de Barbados, donde permitiría elecciones realmente libres.

Si eso pasa, el chavismo se quedaría sin acceso mercado internacional, pero es poco probable que suceda, porque el propio Biden necesita el crudo venezolano para abastecer a EE. UU. y mantener estable el mercado. De ahí su tibieza diplomática ante Maduro, de manera que Cuba seguiría relegada.

Nuevos pozos con Chevron
Por estos días, hay decenas de barcos de otros países esperando frente a las costas venezolanas para cargar crudo. Cuatro súperpetroleros, capaces de transportar ocho millones de barriles de petróleo, “han estado atrapados cerca del país latinoamericano desde diciembre”, según Bloomberg. Todo se relaciona con la limitada capacidad productiva de PDVSA y el apuro por abastecerse en caso de que vuelvan las sanciones.

A pesar de eso, el chavismo sigue aprovechando el permiso de EE. UU. con Petroindependencia, una empresa conjunta entre PDVSA y Chevron iniciando un nuevo programa de perforación de 17 pozos para que esta última sume 65000 bpd a su producción en Venezuela. Es parte de un acuerdo mucho más grande que incluiría 30 pozos para el año 2025.

Entonces, desde Miraflores parecen más interesados en engordar sus billeteras —ya que poco y nada de esos ingresos irán destinados a mejorar a la calidad de vida de la población— mientras deja a Cuba de último en su lista de prioridades.

Fuente: Panampost

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES