miércoles, junio 19, 2024
InicioOpiniónSolicitamos exorcismo en Perú

Solicitamos exorcismo en Perú

Jeffrey Kihien,

Santa Fortunata de Cesárea, nacida en la provincia romana de Judea en las décadas finales del siglo III de la era cristiana, hoy Israel, bajo el gobierno del emperador romano Dioclesiano, el de las persecuciones contra cristianos y que implantó control estatal de precios para detener la inflación. Santa Fortunata de Cesárea fue martirizada para obligarla a renunciar a su fe en Dios, al no aceptar, fue degollada, esto alrededor del año 300 de nuestra era. Sus hermanos Evaristo, Capronio y Prisciano, todos santos, corrieron la misma suerte también.

El cuerpo de la santa fue traído a la Villa de Santa Catalina de Guadalcazar, hoy Moquegua, ciudad en el sur del Perú, por el fraile del Colegio de Propaganda Fide, Tadeo Ocampo, ingresando su restos a la villa en octubre de 1796, después de una travesía de dos años. El Colegio de Propaganda Fide de Moquegua fue clausurado y confiscado por Simón Bolívar durante las guerras de secesión. Tiempos del Virreinato del Perú, cuando casi todo el continente americano era un solo país.

Perú solía ser tierra de santos, con hombres que vivían bajo las normas de la verdad de la filosofía católica, Tomista, la que nos hace libres, hoy suprimida por la libertad de las ideologías modernas, una libertad relativista, que nadie puede definir. Los moqueguanos de ese entonces, profundamente católicos, querían tener una santa que les sirviera de conexión con Dios, hicieron colecta pública y trajeron a Santa Fortunata, oriunda de tierra santa, la cual se venera en cuerpo presente en la iglesia de Santo Domingo de esa ciudad. 14 de octubre es su día principal.

Algo ha venido sucediendo en la política peruana con algunos presidentes que vivieron en el Palacio de Gobierno. Alberto Fujimori, presidente de 1990 a 2000, aficionado a la numerología y a consultar a la vidente Rosita Chung, la cual le aconsejaba sobre las decisiones a tomar. Fujimori fue derrocado con un golpe de Estado estilo “enjambre,” estrategia inventada por la CIA. Después de unos años en Japón, luego Chile de donde fue extraditado a Perú, para ser juzgado y condenado en 2009, en un juicio que en opinión estrictamente jurídica fue ilegal. Fujimori fue indultado en 2017, luego lo devolvieron a la cárcel, ahora está libre. Más de 10 años encerrado, tiene cáncer.

Alejandro Toledo fue el líder del golpe de Estado “enjambre” contra Fujimori, pasó la mayor parte de su vida en los Estados Unidos, en un ambiente social liberal, hippie, “new age“, casado con una antropóloga judía belga, indigenista, neomarxista y divulgadora de la teoría de lucha de clases. Toledo cuando asumió la Presidencia organizó una ceremonia pagana animista en Machu Picchu, con ofrendas a la Pachamama y a los Apus (montañas) oficiada por brujos. Ceremonias inventadas por el movimiento new age en los sesentas, junto con el hipismo, y la revolución marxista/liberal del 68. Toledo, posiblemente no sabía, que los nobles incas del Cuzco se convirtieron inmediatamente al catolicismo y, mandaron a construir iglesias donde acudían a diario a confesión y misa. Abandonaron el paganismo por demoniaco. Toledo y su esposa, terminaron fugándose del Perú a los Estados Unidos, entre gallos y media noche, acusados de recibir sobornos de la empresa Odebrecht, 30 millones de dólares, delatados por el peruano-israeli Yossi Maiman, amigo bien cercano de la pareja, que fungió de testaferro. Toledo fue extraditado de los Estados Unidos el 23 de abril de 2023, está en prisión preventiva en Perú, mientras es juzgado. Su esposa se mudó a Israel para protegerse de la extradición, desde donde es interrogada por las cortes del Perú.

Que un dos veces presidente, elegido democráticamente, se suicide en su casa, es un acontecimiento que tiene que sorprender a muchos. Alan García Pérez, masón, de la Alianza Popular Revolucionaria Americana, (APRA) cuya ideología es la ruptura de indoamerica con las ideas y conceptos europeos. Ósea la negación de nosotros mismos, la negación de la hispanidad, la cristiandad, el idioma y prácticamente todo, una deconstrucción, paradójicamente, el APRA tiene un himno, como los tienen en Europa, y se llama la Marsellesa Aprista, la música y el ritmo son copia de la Marsellesa de la masacre de la Revolución Francesa, pero con otra letra. Yo no sé, si el fundador del APRA, Víctor Raúl Haya de la Torre, se haya llegado a enterar del genocidio cometido por los revolucionarios de la comuna de París, contra los cristianos de la Vendée que se sublevaron para que les devolvieran su Dios católico. Napoleón participó en esas matanzas. Hay que analizar, la Revolución Francesa fue contra el orden cristiano, ejecutando a la nobleza católica, pues Francia era la “hija predilecta de la Iglesia.” Alan García fue perseguido judicialmente, implicándolo en casos de corrupción de Odebrecht, retornaba de España a Perú para acudir a las citas de la Fiscalía, nunca dio señales de intentar fugarse porque era inocente. Alan, consultaba con brujos y videntes, reclamaba a la Iglesia que se modernizara y apoyaba la píldora abortiva, llamada “píldora del día siguiente.” Hayimi, un vidente, ha declarado que Alan lo llamaba a Palacio, y una vez ingresó disfrazado de cartero. El 17 de abril de 2019, cuando Martin Vizcarra era presidente del Perú, la Policía se presentó al domicilio del expresidente García para detenerlo preliminarmente por diez días, el expresidente subió a su habitación y se disparó en la cabeza. El sacerdote Guillermo Oviedo le administró los santos oleos.

Después del segundo gobierno de Alan García, el 28 de julio de 2011, Ollanta Humala Tasso asumió la Presidencia del Perú. Debido a acusaciones de haber realizado ejecuciones durante la guerra contra el terrorismo comunista, la Conferencia Episcopal Peruana solicitó se le investigue, sugiriendo no estaba moralmente capacitado para ser presidente. Humala y su esposa Nadine Heredia, la co-presidente, se declararon a favor del aborto, la señora Heredia publicó una vez en una red social: “Déjala decidir,” apoyando el asesinato del bebé. Humala luchó contra el terrorismo comunista, pero sentía atracción y admiración por el líder comunista venezolano Hugo Chávez. El 13 de julio de 2017, Humala fue detenido preventivamente por nueve meses, al igual que su esposa Nadine Heredia, acusados de recibir sobornos de Odebrecht. Su juicio continúa.

El 28 de julio de 2016, Pedro Pablo Kuczynski (PPK) asume la Presidencia del Perú, un personaje de lo más extraño, frívolo y progresista, el cual llamó a todo su gabinete para realizar una rutina de aeróbicos en el patio de Palacio de Gobierno, ese fue el inicio de su fin en la Presidencia. Mientras el peruano trabajaba, las elites políticas del gobierno, los que decidían el futuro de 30 millones de peruanos, hacían aeróbicos con cámara al frente. No fue un espectáculo agradable para nadie. PPK renunció a la Presidencia del Perú el 21 de marzo de 2018, acorralado por evidencia de pagos extraños de Odebrecht, corrupción. Luego el público se enteraría de la traición de su vicepresidente, Martin Vizcarra Cornejo, quien junto con otros confabuló para vacar a PPK, obligándolo a renunciar.

El 23 de marzo de 2018, Martin Vizcarra Cornejo, asume la Presidencia del Perú, luego de la renuncia de PPK, iniciando un gobierno de golpes de Estado, primero contra el Consejo Nacional de la Magistratura, al cual cambió de nombre a Junta Nacional de Justicia (JNJ) y nombró a todos sus miembros, desde la JNJ se contralan a todos los jueces y fiscales del Perú, nombrándolos, investigándolos y destituyéndolos. También elige al director de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), quienes organizan las elecciones y el RENIEC, oficina que elabora los documentos de identidad el cual es necesario para votar. Vizcarra también dirigió la campaña para destituir al fiscal de la Nación, Pedro Chavarri, el cual lo quería investigar y cambiar a los fiscales que investigaban a Odebrecht. Vizcarra llevaba al brujo Hayimi a Palacio de Gobierno, para que le hiciera “ritos de limpieza,” su esposa participaba también de estas ceremonias. Le consultaba al brujo sobre decisiones a tomar y que hacer y qué no hacer. Fue Hayimi el que le dio el visto bueno para que disolviera el Congreso el 30 de setiembre de 2019, su último golpe de Estado, empezando a gobernar por decreto, para luego el 15 de marzo de 2020, cerrar completamente el país con la excusa de la pandemia, nadie podía salir a la calle, ni trabajar, ni reunirse en sus casas, el Perú se convirtió en un país barbárico. Se cerraron hospitales, clínicas, postas médicas, farmacias, consultorios dentales. Millones de personas se quedaron atrapadas en otras ciudades obligándolos a retornar a pie, mientras Vizcarra y sus esbirros se dedicaban a realizar compras estatales a dedo y organizar mafias para cobrar sobornos en obras públicas. Se paseaban también por el Perú en el avión presidencial, para satisfacer los antojos culinarios de la semana del señor presidente, en uno de esos viajes, a su ciudad natal, Moquegua, en donde se venera a Santa Fortunata, Vizcarra obligó a abrir un restaurant, se había antojado de chicharrón moqueguano, se sentó en su mesa para comer, con su mascarilla puesta.

En estos días se puede observar el deterioro mental del expresidente, su mirada ya no es el de un ser humano, la mentira se ha apoderado de sus labios y lo que toca se pudre, como se ha descubierto en las últimas investigaciones de corrupción que lo involucran.

Vizcarra fue vacado por el nuevo Congreso el 10 de noviembre de 2020, por corrupción, al ser acusado de recibir sobornos cuando era gobernador regional de Moquegua, los dueños de las empresas que le dieron los sobornos, son testigos en su contra, además de un exministro amigo suyo. También se vacunó en secreto, así como su hermano, su familia, sus amigos y toda la clase política de su gobierno. No le temblaron los labios para mentir y, decir se ofreció como voluntario para probar la eficacia de vacuna China que él contrato en secreto.

Después de Vizcarra, el congresista Manuel Merino, presidente del Congreso, asumió la Presidencia del 10 al 15 de noviembre de 2020. Fue el mismo Vizcarra con el Estado profundo que controlaba y, el apoyo de partidos de izquierda y la prensa que organizó un golpe de Estado “enjambre” contra Merino, al cual sus nervios le ganaron y renunció. No se sacrificó por el país como un líder de verdad. Luego, en un hecho extremadamente extraño del cual nadie ha dado una explicación, el Congreso eligió a Francisco Sagasti, congresista de izquierda, como presidente interino, quien leyó el poema; “Considerando en Triste,” del poeta ateo Vallejo, el cual en su poesía le reclama a Dios constantemente. Sagasti llevó prácticas no santas al Palacio de gobierno, de las consideradas pecado mortal.

El sucesor de Sagasti, Pedro Castillo, fue vacado el 7 de diciembre de 2022, después de emitir un confuso mensaje a la nación llamando a la rebelión, ahora está detenido mientras se le juzga por corrupción.

De país de santos a país de paganos y brujería, ese es el origen de los problemas cotidianos, las civilizaciones mueren con su Dios y, lo que queda de cristianismo en Perú y todo Iberoamérica es solo el folklore de las fiestas religiosas, no recuerdo a obispo alguno llamando la atención a un presidente por sus prácticas paganas, prefieren callarse y continuar el mantra moderno, “mientras el comportamiento del otro no me afecte, puede hacer con su vida lo que le dé la gana.” Entonces que se destruya nomas, y luego la civilización entera.

Lo que necesita el Perú es un exorcismo en el Palacio de Gobierno, para alejar los demonios traídos por prácticas no santas y, rodearse la señora presidente de varios cardenales Cisneros.

Fuente: Panampost

ARTICULOS RELACIONADOS

Matrioskas

La salida

REDES SOCIALES

585FansMe gusta
1,230SeguidoresSeguir
79SeguidoresSeguir

NOTICIAS POPULARES